Tipos de asma y sus diferentes síntomas

0

El asma es una enfermedad crónica que afecta al sistema respiratorio. En concreto, esta afección perjudica a una parte de nuestras vías respiratorias llamadas bronquios, que se inflaman y se estrechan, por lo que el aire que pasa a través de ellas se reduce.

Causas del asma

Cuando padecemos de asma nuestros bronquios se cierran de manera reversible ante diferentes estímulos como el frío, el ejercicio, o alérgenos. Es una enfermedad muy frecuente en niños.  Los desencadenantes comunes del asma son: pelaje de los animales; ácaros del polvo, polen u otros alérgenos, estrés; humo del tabaco; infecciones respiratorias o el practicar ejercicio de forma intensa.

En función del factor desencadenante nos encontramos con varios tipos de asma:

  • Alérgico. Que se puede dar por una exposición frecuenta a alérgenos como la caspa de mascotas, moho o los ácaros del polvo.
  • Cuya causa está en la exposición a algunas sustancias en el trabajo,
  • Inducido por medicamentos como la aspirina o los denominados antiinflamatorios no esteroideos. Los beta bloqueadores, que se usan para controlar la presión arterial, las migrañas y las enfermedades cardíacas, también pueden empeorar el asma.
  • El que aparece por la noche provocando sibilancias, tos y dificultad para respirar y dormir. Se asocia con bajos niveles de melatonina y adrenalina, lo que ayuda a mantener las vías respiratorias relajadas.
  • Inducido por ejercicio. Este tipo de asma, conocido por las siglas AIE, incluye respiración sibilante, tos y falta de aliento Los síntomas aparecen a los 5 ó 10 minutos de empezar a hacer ejercicio.
Síntomas

Durante una crisis asmática, la mucosa que recubre los conductos respiratorios, se inflama y se produce un moco espeso que obstruye los conductos de las vías aéreas. Cuando esto ocurre, nuestros músculos se contraen impidiendo el paso del aire. Los síntomas que nos alertan de que podemos estar sufriendo un ataque de asma son:

  • Tos: Irritativa, seca y con pocas flemas. Suele aparecer por la noche.
  • Dificultad para respirar o disnea: Aparece generalmente al hacer ejercicio aunque en casos más graves puede suceder en reposo.
  • Sibilancias: Los llamados silbidos en el pecho y que son producidos por el paso del aire a través de las vías aéreas más estrechas.
  • Otros síntomas de que estamos sufriendo una crisis asmática son opresión en el pecho, mucosidad y picor nasal, estornudos o taponamiento.

No obstante, los síntomas del asma varían de unas personas a otras. Además, si padecemos asma, presentaremos periodos asintomáticos seguidos por otros en los que los síntomas se intensificarán, pudiendo ser muy graves.

Consejos para prevenir el asma

Para prevenir la aparición del asma debemos cuidar nuestras vías respiratorias y evitar los factores que pueden desencadenarlo. Si bien el asma es una enfermedad crónica que no tiene cura, podemos llegar a controlarla y llevar una vida totalmente normal. Para eso debemos:

  • Evitar la exposición a agentes alérgenoscomo el polen, los hongos ambientales, los ácaros de polvo o el pelo de los animales.
  • Debemos tener cuidado con la aspirina o antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno ya que, aunque no presentemos síntomas, estos medicamentos pueden agravar la enfermedad.
  • Realizar ejercicios respiratorios para poder controlar nuestra ansiedad y respiración en caso de una crisis.
  • Hacer deporte con precaución, realizando calentamientos y estiramientos previos. Además, el Yoga es un deporte beneficioso para ayudar a combatir esta enfermedad.
  • Evitar el consumo de tabaco.
  • Hacer caso a las indicaciones del especialista y tomar el tratamiento correspondiente.

Recuerda:

  • El asma es una enfermedad crónica que afecta a nuestros bronquios, que se estrechan e impiden que pase el aire.
  • Los ácaros, algunos medicamentos, el estrés y el tabaco, pueden agudizar sus síntomas. Entre ellos se encuentran: tos irritativa y seca, dificultades para respirar y silbido.

 

Compartir

Deja una respuesta