Alimento del mes: el limón

Compartir

El limón es uno de los cítricos más importantes de la cocina. Originario del sudeste asiático, donde se cultiva desde hace más de 2.500 años, es una fruta refrescante e indispensable en nuestras bebidas y platos. Y no solo eso: es un verdadero tesoro nutricional que esconde múltiples beneficios para nuestra salud.

Además, está de temporada durante prácticamente todo el año. Esto se debe a que existen distintas variedades que España se cultivan, fundamentalmente, en Murcia. Y esta fruta no solo destaca como alimento: tiene múltiples usos en el ámbito de la limpieza del hogar.

¿Cuáles son sus beneficios?

El limón no puede faltar en tu despensa: contiene tan solo 22 calorías por cada 100 gramos; y al mismo tiempo, es rico en vitamina C, potasio y antioxidantes. Esto redunda en los siguientes beneficios para nuestra salud:

  • Refuerza el sistema inmunológico: gracias a su alto contenido de vitamina C, este cítrico fortalece nuestro sistema inmunológico, ayudándonos a combatir resfriados y enfermedades infecciosas.
  • Desintoxica el organismo: esta fruta estimula el hígado, promoviendo la eliminación de toxinas y mejorando la digestión.
  • Tiene propiedades antibacterianas: su poder bactericida ayuda a combatir infecciones y promueve una buena salud bucal.
  • Previene los cálculos renales: el ácido cítrico puede ayudar a prevenir la formación de cálculos renales.
  • Es un antiinflamatorio natural: estudios recientes han identificado compuestos en el limón que pueden inhibir procesos inflamatorios.

Por último, una investigación de 2021 ha hallado otro posible beneficio del limón: su jugo podría disminuir los niveles de glucosa en sangre después de consumir alimentos ricos en almidón.

¿Cómo se prepara el pollo al limón?

El uso más habitual que se da a este cítrico en la cocina es como condimento, también en la repostería. Sin embargo, su frescura tiene mucho más que ofrecer, como demuestran recetas como la del pollo al limón. Este plato de origen chino se puede preparar en 4 sencillos pasos:

  1. Marina las pechugas de pollo con salsa de soja y deja reposar durante 30 minutos. Después, empánalas con huevo batido y harina de almidón de maíz.
  2. Fríe las pechugas hasta que estén doradas y crujientes.
  3. Para hacer la salsa de limón, hierve zumo de limón, azúcar, caldo y harina de almidón de maíz hasta obtener una mezcla espesa.
  4. Coloca rodajas de limón en una fuente y vierte la mitad de la salsa sobre ellas. Luego, pon las pechugas sobre las rodajas de limón y cubre con el resto de la salsa.

De este modo, podremos traer los sabores orientales más tradicionales a la mesa al tiempo que aprovechamos todos los beneficios del limón para nuestra salud.

Recuerda

El limón es una fruta cítrica que proviene del sudeste asiático.
Tiene un gran poder antiinflamatorio, antibacteriano y previene los cálculos renales.
El pollo al limón es una receta tradicional china muy sencilla de llevar a cabo en la cocina.