Cuidados imprescindibles tras un implante dental

0

Los implantes mejoran la calidad de vida. Ante la ausencia de uno o varios dientes, corrigen la mayoría de problemas dentales derivados y ayudan a una buena masticación. Sin embargo, no todas las bocas son aptas para un implante dental. Para el éxito de esta operación es fundamental que las encías gocen de una buena salud. Además, los cuidados y revisiones tras el postoperatorio ayudarán a la duración a largo plazo del implante y a evitar problemas asociados a este, como infecciones o la temida periimplantitis.

¿Cómo cuidar nuestros dientes tras un implante?

La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) en su publicación Cuida tus encías aborda las claves para un tratamiento de implantes exitoso. Una de ellas, como habrás adivinado, es la implicación del paciente. El cuidado diario tras un implante dental

  • Cuídate durante las primeras horas: reposa, evita masticar, aplícate frío y bebe mucho líquido. La hinchazón de la zona puede durar unos días: evita los enjuagues en las primeras horas y el hilo dental, al menos, durante 1 mes.
  • Sigue un programa de mantenimiento: es importante que un profesional revise e higienice tus implantes regularmente. Un especialista es quien mejor podrá ver si los tejidos gozan de una buena salud.
  • Mantén una adecuada higiene oral: para el éxito de los implantes es fundamental. Los pacientes con implantes y una mala higiene oral tienen 4 veces más riesgo de desarrollar problemas como la periimplantitis.
  • Controla la enfermedad periodontal: esta es la principal responsable de la pérdida de hueso alrededor del implante. Para controlarla, evita la acumulación de placa alrededor de los dientes y encías.
  • Abandona el tabaco: los cigarros son malos compañeros para nuestra salud bucodental. Cuanto más fumes, más riesgos tendrás, sobre todo si recientemente te han colocado un implante.

Riesgos de un implante dental

Como hemos mencionado previamente, sin una buena higiene oral, salud periodontal y revisiones rutinarias los implantes tienen el riesgo de no durar lo suficiente o derivar en problemas más graves. Y es que se asocian a un alto riesgo de infecciones.

A este respecto, uno de los problemas más comunes es la periimplantitis. Este término hace referencia a la pérdida de hueso alrededor del implante. De no ser controlada a tiempo, puede conllevar la pérdida del implante. Su principal signo de alerta es la inflamación provocada por el acúmulo de placa bacteriana en la zona. Sin embargo, si este proceso no se mantiene en el tiempo no tiene por qué llegar a afectar el hueso. De ahí la importancia de consultar con un especialista en cuanto notes los primeros síntomas.

En definitiva, el mejor consejo que te podemos dar para evitar los riesgos relacionados con los implantes es visitar a un dentista periódicamente. Igual que si dudas sobre el bruxismo: sus causas, consecuencia o tratamiento; o sobre qué hacer si se nos rompe un diente, un dentista es quien mejor te puede ayudar a resolver el problema.

Una rutina de revisión a largo plazo y un buen diagnóstico antes de la realización del implante es una fórmula prácticamente asegurada de éxito.

Recuerda:

  • Para el éxito a largo plazo de un implante dental es necesaria una buena salud bucodental, sobre todo en lo que respecta a las encías.
  • Se recomienda un seguimiento regular por parte de un especialista, que revise e higienice la zona, así como mantener una adecuada higiene oral que garantice el éxito de la operación.
  • El principal riesgo asociado a un implante es la periimplantitis: la pérdida de hueso alrededor del implante. Sin embargo, evitando el acúmulo de placa bacteriana en dientes y encías lo evitaremos sin problema.
Compartir

Los comentarios están cerrados