Beneficios de los alimentos fermentados

0

La fermentación es un tipo de proceso que se da en algunos de alimentos en el que los azúcares se convierten en ácidos, alcohol o gas debido a la actuación de las bacterias que se transforman posteriormente en conservantes naturales. Es una forma de convertir las características originales de un producto para hacer que no se vea afectado por ciertas clases de microorganismos haciendo que se conserve durante más tiempo.

¿Qué alimentos fermentados encontramos en nuestra dieta?

Algunos de los alimentos fermentados más comunes que podemos encontrar en nuestra dieta diaria son el pan, el queso, los yogures, los encurtidos y los embutidos. También, hay otro tipo de productos menos habituales de procedencia más exótica que poco a poco se están introduciendo en nuestra cultura alimenticia como el kéfir, el kimchi, el tempeh o el té kombucha.

Pero ¿qué beneficios aportan los alimentos fermentados a nuestra salud?

Este tipo de productos nos ofrecen una gran cantidad de propiedades que contribuyen a un correcto funcionamiento de nuestro organismo. Para empezar, las bacterias que contienen (llamadas probióticos) nos ayudan a la absorción de los nutrientes favoreciendo el proceso de digestivo y ayudando al equilibrio de la flora intestinal.

Además, el proceso de fermentación hace que en muchos productos aumenten el valor vitamínico como en el caso de las vitaminas del grupo B, C y la K2. Concretamente, las vitaminas del grupo B se asocian con la mejora de la memoria y las funciones cognitivas.

Por otro lado, son unos grandes aliados a la hora de combatir problemas como:

  • El estreñimiento, ya que contienen varias bacterias que regulan nuestro tránsito intestinal.
  • Ayudan a mejorar los síntomas del síndrome de colon irritable y la colitis ulcerosa.
  • Alivian los síntomas asociados al estrés y la depresión.
  • Contribuyen a reducir los niveles de colesterol malo, ya que este tipo de alimentos cambia la forma en la que metabolizamos las grasas en nuestro organismo.
  • Ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunitario ante patógenos externos.
  • Poseen antioxidantes que mejoran el estado nuestra piel, (en algunos casos incluso los síntomas del rosácea o el acné).

Más propiedades de los productos fermentados:

  • Contienen varios minerales como el calcio, magnesio, fósforo y potasio que fortalecen nuestros huesos.
  • Para las personas sensibles a la lactosa, los microorganismos que contienen los yogures ayudan a descomponerla en el intestino.
  • Tienen propiedades antinflamatorias que reducen varios tipos de inflamación como la alérgica o la de intolerancia.
  • Inhiben las toxinas que contienen muchos alimentos protegiendo a nuestras células.

Recuerda:

  • Los alimentos fermentados son productos que contienen unas bacterias llamadas probióticos beneficiosas para nuestra salud.
  • Hay muchos tipos de alimentos fermentados que se pueden consumir diariamente como el pan, el queso o los yogures.
  • Entre sus beneficios destacan la mejora de nuestro tránsito intestinal y del equilibrio de la flora intestinal.
Compartir

Los comentarios están cerrados