Toxoplasmosis: qué es, cómo se contagia y cómo afecta al embarazo

0

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa, derivada de un parásito, el Toxoplasma Gondii. Este parasito vive en las células de los seres humano y de los animales y aunque que no es grave para la mayoría de la población, puede tener graves consecuencias para embarazadas, niños pequeños, ancianos y personas con problemas inmunes.

¿Por qué la toxoplasmosis es grave en el embarazo?

Muchos de nosotros seguro que la hemos padecido, pero no nos hemos dado cuenta porque sus síntomas son muy leves. Sin embargo, si una mujer embarazada contrae la infección, los riesgos que puede sufrir su feto son muy graves.

Una mujer embarazada que ya lo ha padecido está inmunizada ante este parásito, pero si no es así, puede presentar problemas para el bebé o incluso un aborto natural o la muerte del feto.

Si el feto contrae la infección se llama Toxoplasmosis congénita. Habitualmente los bebés infectados no presentan síntomas al nacer, sino que la mayoría presenta signos varios meses o años después. Las consecuencias que puede producir esta infección son:

  • Infecciones oculares.
  • Pérdida de audición.
  • Hidrocefalia.
  • Trastornos en el desarrollo intelectual.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Ataques de apoplejía.

¿Cómo se contagia la toxoplasmosis?

Pese a la creencia de que esta infección puede contraerse a través del contacto con los gatos no es así, este animal puede convivir con una embarazada perfectamente a no ser que el gato contraiga la enfermedad cuando come carne cruda o porque la infección se desarrolla dentro de su cuerpo, por lo que sus heces serían el foco infeccioso.

Sin embargo, lo más común es contraerlo a través de la carne, la fruta o la verdura. Por eso debemos:

  • Evitar comer carne cruda o poco hecha y fiambres, ya que si no tenemos más posibilidades de contraer esta infección.
  • Mejor cocinar las verduras. Las verduras crudas pueden estar contagiadas con la toxoplasmosis al haber estado en contacto con tierra infectada.
  • No beber leche, sobre todo la leche de cabra. Debemos evitar consumir leche o cualquier producto lácteo no pasteurizada.

¿Cómo se puede prevenir la toxoplasmosis?

No son necesarios grandes esfuerzos para prevenir esta enfermedad ya que con una buena higiene y cuidado podemos prevenirla. Algunos consejos que debemos seguir son los siguientes:

  • Lavarnos las manos con jabón antes y después de manipular alimentos.
  • No tocarnos los ojos, la nariz ni la boca con las manos sucias.
  • Lavar y desinfectar superficies y utensilios que se hayan utilizado para preparar comida.
  • Limpiar y desinfectar regularmente la nevera.
  • Evitar las carnes crudas o poco cocidas, así como los embutidos y el jamón serrano que no hayan sido cocinados.
  • Lavar y pelar las verduras y frutas que se ingieran crudas.
  • Si hay un gato en casa, evitaremos que salga a la calle o una terraza. Si sale, debemos limpiar sus excrementos, prestando atención a que no permanezcan en la caja (o donde el gato los deje) más de 24 horas. Este trabajo no puede hacerlo una mujer embarazada.
  • Evitar actividades que impliquen manipulación de tierra.

Recuerda:

  • Para evitar la toxoplasmosis estando embarazada no se debe ingerir carne o verdura cruda y hay que evitar la leche de cabra o los productos lácteos no pasteurizados.
  • En necesario lavarse las manos antes y después de manipular alimentos.
  • Si tenemos un gato, no debemos sacarlo fuera de casa ni siquiera a la terraza y es necesario recoger sus heces antes de 24 horas.

 

Compartir

Deja una respuesta