Efectos y curiosidades del ruido para la salud

0

El último miércoles del mes de abril se celebra el Día internacional de la concienciación contra el ruido. El objetivo es promover la salud auditiva y concienciar sobre los problemas de la contaminación acústica.

¿Qué es el ruido?

El ruido es un sonido no deseado, un contaminante invisible formado por una serie de frecuencias que resultan molestas. Coches, tráfico, gente en la calle, máquinas, etc, generan un impacto sobre nuestra salud auditiva, como por ejemplo el sueño, causando insomnio u otros trastornos.

Niveles de ruido

El ruido se mide en decibeles (dB). Con esta medida sabremos qué tan alto es el nivel de ruido y cómo nos puede afectar:

  • Alrededor de los 70 dB, empezará a afectar nuestro nivel de concentración.
  • Entre 80 y 90 dB el ruido afectará a nuestro nivel de irritabilidad y estrés.
  • A partir de los 85 dB comienza a ser lesivo para nuestros oídos, aunque en muchos centros de trabajo y locales nocturnos se registren 100 decibelios.

Nuestros oídos están hechos para soportar entre 50 y 60 decibelios. Si nos exponemos a estos altos niveles de ruido constantemente es muy probable que nuestros oídos sufran algún trauma acústico, trastornos auditivos, pérdida de la audición o hipoacusia. También pueden aparecer otras patologías como la disfonía, al intentar hablar por encima del nivel sonoro, dañamos la laringe.

El ruido como fuente de relax

En la actualidad hay diversas corrientes que utilizan el ruido para la relajación. Este tipo de ruido es capaz de tranquilizarnos y facilitar el sueño, por ejemplo.

El ruido blanco, es un sonido constante a una determinada frecuencia única que impide que otros sonidos y ruidos sobresalgan e invadan la percepción auditiva. Este ruido se puede comparar con el murmullo de fondo del televisor o de la mayoría de nuestros electrodomésticos cuando los estamos utilizando. También podemos considerar ruido blanco un ventilador en movimiento, la lluvia, un secador, cascadas, etc.

Este ruido es tan relajante porque opaca todos los otros ruidos a nuestro alrededor que puedan causar molestias y, al no poseer altos o bajos, no llaman nuestra atención.

Similar al ruido blanco, aparece el ruido rosa (por ejemplo, los ritmos de los latidos del corazón, la luminosidad de los cuásares, o el tráfico), que también ayuda a conciliar el sueño.

 

Recuerda:

  • Nuestros oídos están hechos para soportar alrededor de 60 decibelios.
  • La mayoría de los centros de trabajo poseen un nivel acústico de más de 100 decibelios.
  • Exponernos a altos niveles acústicos no solo compromete nuestros oídos, sino nuestra salud en general.

 

Compartir

Deja una respuesta