Consejos para saber en qué fijarte cuando compres una mascarilla

0

Las mascarillas han venido para quedarse un tiempo entre nosotros. Su uso ya es obligatorio en el transporte público y cada vez más expertos piden que se extienda al resto de los lugares públicos. Sin embargo, no estamos acostumbrados a utilizarlas y muchas veces no sabemos qué tipo de mascarilla es el adecuado para cada situación ni en qué tenemos que fijarnos a la hora de comprarlas. Para ayudarnos, el Ministerio de Consumo ha elaborado una guía básica que explica las claves a la hora de adquirir una mascarilla. Te damos algunos consejos para saber en qué fijarte cuando compres una mascarilla.

¿Cuántos tipos de mascarillas existen?

Básicamente existen tres tipos de mascarillas en el mercado, con diferentes especificaciones e indicaciones de uso:

  • Higiénicas: son un complemento a las medidas de distanciamiento físico e higiene recomendadas por el Ministerio de Sanidad y no son consideradas equipo de protección individual (EPI). Cubren boca, nariz y barbilla y están provistas de un arnés que rodea la cabeza o se sujeta en las orejas. Suelen estar compuestas por una o varias capas de material textil y pueden ser reutilizables o de un solo uso. Su utilización está recomendada para personas sanas. En el caso de los niños entre 3 y 12 años, hay modelos con un tamaño específico.
  • Quirúrgicas: son las que habitualmente vemos en ambientes clínicos. Su objetivo es evitar que el personal sanitario y los pacientes infectados (o sospechosos de estarlo) transmitan agentes infecciosos. Estas mascarillas están diseñadas para filtrar el aire exhalado. Su misión es proteger a quienes están a tu alrededor, evitando la dispersión vírica al estornudar, toser o hablar. Deben tener un mecanismo que permita ceñirlas estrechamente sobre nariz, boca y barbilla a quien la lleva puesta. Están recomendadas para personas sintomáticas o asintomáticas contagiadas.
  • EPI: estas mascarillas se consideran equipos de protección individual (EPI) y tienen como finalidad filtrar el aire inhalado evitando la entrada de partículas contaminantes en nuestro organismo. Según su eficacia de filtración pueden ser de tres tipos: FFP1, FFP2 (las recomendadas en el caso de la COVID-19) y FFP3. Se recomienda fundamentalmente su empleo por profesionales para crear una barrera entre un riesgo potencial y el usuario. También pueden estar recomendadas para grupos vulnerables por indicación médica.

Guía para el uso de mascarillas

En la guía del Ministerio de Consumo puedes ver en cada caso las normas que deben cumplir para estar homologadas y adecuarse a un estándar mínimo de calidad. Además, recuerda seguir siempre las indicaciones para la correcta colocación de la mascarilla y sustituirla en el caso de que se humedezca o deteriore; en el caso de que sea reutilizable, lávala siguiendo las instrucciones del fabricante. En este post y en este vídeo te lo explicamos.

Compartir

Los comentarios están cerrados