Sardinas – Alimento del mes

0

En junio, con la subida de las temperaturas, unos de los alimentos estrella en la lonja son las sardinas. En los meses de verano, este tipo de pescado azul tiene mejor calidad y tamaño, por lo que se convierte en un alimento perfecto para consumir.

Beneficios de las sardinas

Las sardinas son una fuente esencial de propiedades y nutrientes. Con un sabor y un olor intensos, estos peces deberían ser incluidos en nuestra dieta por múltiples razones.

La sardina posee una alta cantidad de omega 3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos, además de aumentar la fluidez de la sangre, lo que disminuye el riesgo de aterosclerosis y trombosis. Es por este motivo, que es recomendable su consumo para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

También es un alimento recomendado para aquellas personas que padecen enfermedades como diabetes, depresión y asma. Esto se debe a la abundancia de vitamina B6 presente en este tipo de pescado. Además, según un estudio, esta vitamina ayuda en la lucha contra el cáncer.

Por otra parte, gracias a que es una fuente de vitamina D, la sardina es recomendable para fortalecer la piel, los huesos y el sistema inmunitario.

¿Qué aportan sus minerales?

Estos peces de mar también están repletos de minerales. La sardina es rica en fósforo, magnesio, hierro, potasio, zinc, yodo y calcio.

  • El fósforo juega un papel importante en la actividad del sistema nervioso y muscular, y participa en procesos de obtención de energía.
  • El magnesio interviene en el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos.
  • El hierro es importante para la formación de glóbulos rojos y para transportar oxígeno donde el organismo lo requiera.
  • El potasio puede ayudar a contrarrestar los efectos del sodio en cuanto a elevar la presión sanguínea.
  • El yodo se trata de un mineral que favorece el buen funcionamiento de la glándula tiroides, que es la encargada de regular numerosas funciones metabólicas.
  • El calcio es necesario para fortalecer los huesos y para el funcionamiento apropiado de los nervios y los músculos.

Además, las sardinas se encuentran entre los pescados que, de manera típica, contienen las menores cantidades de mercurio, lo cual las hace lo suficientemente seguras incluso para que las consuman las mujeres embarazadas.

¿Cómo podemos consumir las sardinas?

Para disfrutar al máximo de su sabor se recomienda consumir este pescado fresco y en el mismo día de su compra. Podemos preparar las sardinas de múltiples formas, aunque unas de las más típicas en verano son asadas o a la brasa, también podemos utilizarlas como complemento de la ensalada.

Recuerda que:

  • La sardina posee una alta cantidad de omega 3, por este motivo es recomendable su consumo para la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • Las sardinas se encuentran entre los pescados que, de manera típica, contienen las menores cantidades de mercurio, lo cual las hace lo suficientemente seguras incluso para que las consuman las mujeres embarazadas.

 

Compartir

Deja una respuesta