Por qué gestionar las emociones es fundamental para la salud

0

Empezamos a ver el final, pero aún falta para llegar a él por lo que, lejos de ayudarnos, esta perspectiva puede complicar gestionar las emociones durante el confinamiento y, sobre todo, de nuestras expectativas.

Desde hace semanas estamos viviendo la mayor crisis global de las últimas décadas, que ha cambiado de manera súbita nuestras vidas, en algunos casos de manera irremediable. En esta situación es normal sentir intensas emociones (miedo, tristeza, enfado…) y sentimientos de vulnerabilidad y falta de control.

El paso del tiempo va cambiando nuestras emociones, que se van adecuando a cada fase, y también va haciendo mella en nuestra capacidad de resistencia, especialmente cuando nuestros objetivos, individuales y sociales, no tienen una fecha definitiva para hacerse realidad.

Gestionar las emociones durante el confinamiento

Para hacer frente a esta situación y ser capaces de controlar nuestras emociones, el Ministerio de Sanidad nos da varias estrategias y consejos:

 1.- Reconoce tus emociones: es fundamental que identifiques tus emociones para no dejarte arrastrar por ellas y ser capaz de gestionarlas. Para ello, te puede ayudar compartirlas con personas cercanas. Además, aplicar algunas técnicas de respiración y relajación te ayudarán a centrarte en lo esencial.

2.- Enfoca tu energía y genera una rutina: todos los consejos para gestionar el confinamiento se apoyan en crear una rutina, elaborar un horario con las actividades que podemos hacer cada día y tratar de cumplirlo. Resérvate tiempo para ti: debes mantener tu espacio propio junto al trabajo y la familia.

3.- Céntrate en lo que realmente puedes hacer: enfócate en los objetivos que puedes cumplir y persevera para lograrlo. Evita fijarte metas que en circunstancias normales serían asumibles, pero ahora no lo son. E intenta ayudar en la medida de lo posible a los que te rodean y lo necesitan.

4.- Cuídate: mantén tus rutinas de ejercicio e higiene, alimentación y sueño. Recuerda que descansar bien es clave para cuidar nuestra fortaleza mental.

5.- Desconecta: a veces puedes tener la sensación de que vives en un día de la marmota permanente. Por ello, evita una sobreexposición a la información sobre el coronavirus y dedica tiempo y conversaciones a otros temas que te gusten, te motiven y te ayuden a lograr los objetivos que te has marcado.

6.- No descuides el contacto social: mantén el contacto con familia y amigos. Haciéndolo, te cuidas tú y cuidas a los otros.

Recuerda:

  • El paso del tiempo va cambiando nuestras emociones y hace mella cuando no hay un objetivo cercano.
  • Ante situaciones de estrés es importante aprender a gestionar nuestras emociones.
  • ¿Qué podemos hacer? Reconocer nuestras emociones, generar una rutina, cuidarte y desconectar.

 

 

 

Compartir

Los comentarios están cerrados