El Alimento del mes: las uvas.

0

La uva es una fruta que se da en racimos y crece en todos los continentes menos en la Antártida. Es una fruta deliciosa con grandes beneficios para la salud que, o bien podemos consumir como postre o merienda, o como base para la creación de otros productos como el vino, el vinagre, o el brandy entre otros.

Además, durante estas fechas navideñas se convierten en un alimento indispensable en nuestras casas ya que son las encargadas de darnos la bienvenida al año nuevo. Estas “Doce uvas de la suerte” son tradición en España desde finales del Siglo XIX en Madrid, cuando los ciudadanos ya iban a la Puerta del Sol a tomar las uvas y los burgueses acostumbraban a acompañarlas con champán para celebrar el fin de año.

9 propiedades de las uvas

Hay dos tipos de composición de uvas: blancas y negras y ambas tienen valores diferentes de azúcar y vitaminas. Las pasas, que son las uvas secas, tienen un aporte calórico de al menos tres veces el de la uva fresca, por lo que son consideradas un alimento energético. Por su gran contenido de azúcar, la uva es una de las frutas más calóricas. Si bien esto no la convierte en la compañera ideal para las dietas post navideñas, sí aportan una gran cantidad de nutrientes y vitaminas:

1. Antioxidantes. La piel de las uvas contiene resveratrol (con concentración en las uvas negras) que bloquea los radicales encargados de la degeneración celular y el envejecimiento, por lo que retrasa la aparición de arrugas en la piel.

2. Antiinflamatorias y desintoxicantes. Ayudan con las enfermedades inflamatorias y desintoxican el hígado y el riñón, reduciendo el ácido úrico y las sales de nuestro organismo

3. Diuréticas y con alta capacidad depurativa. Al ser 80% agua, nos ayudan a aligerar el cuerpo y eliminar los excesos de los líquidos retenidos, así como toxinas y desechos.  

4. Alto contenido de ácido fólico. Son recomendables para las embarazas en sus primeros tres meses de gestación ya que ayudan a prevenir enfermedades en el feto como la espina bífida.

5. Portan energía y tienen un índice glucémico medio. Así, ayudan al equilibrio glucémico por la estimulación del páncreas y controlan la producción de insulina.

6. Son ricas en fibra. Normalmente tienen efectos laxantes suaves cuando las consumimos con piel y pepitas

7. Contienen vitamina C y B y son ricas en minerales. Por ejemplo, en magnesio, manganeso, potasio, hierro, cobre, calcio, fósforo y azufre. La vitamina B ayuda a mantener el funcionamiento normal del cerebro.

8. Ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares. Ambos tipos de uvas contienen potasio, el cual a reducir la presión arterial y a mantener sano el corazón y las arterias. También benefician a personas con problemas circulatorios, reduciendo el riesgo de varices.

9. Cuidan la vista. Por sus niveles de antocianinas, las uvas ayudan a preservar la agudeza de la vista por más tiempo, así como prevenir enfermedades degenerativas como las cataratas.

Recuerde:

  • Ambos tipos de uvas poseen grandes beneficios para la salud.
  • Las uvas ayudan a prevenir muchas enfermedades comunes.
  • La uva verde tiene menos gramos de azúcar por cada 100 gramos.
  • Por su cantidad de nutrientes es recomendable incluirlas regularmente en nuestras dietas.
  • Protege y mantiene el funcionamiento de nuestros órganos como el hígado, corazón, riñón y páncreas.

 

Compartir

Deja una respuesta