Descubre cómo mejora el organismo cuando dejas de fumar

0

El tabaquismo es una de las principales causas de enfermedad y mortalidad en el mundo. El consumo de cigarrillos se asocia a enfermedades tan graves como el EPOC, el asma, la enfermedad coronaria, la enfermedad cerebrovascular o el cáncer de pulmón. Sin embargo, los beneficios de dejar de fumar van todavía más allá de la prevención de estas enfermedades a largo plazo. Solo 20 minutos después de terminar el último cigarrillo se puede percibir una mejoría en la calidad de vida.

Además, al contrario de lo que se acostumbra a pensar, dejar de fumar tiene un impacto positivo directo sobre la economía del Estado. Solo en España, el tabaco provoca unos costes sanitarios que ascienden a casi 7.700 millones de euros al año, según se desprende de un informe elaborado por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.

Ventajas a corto y largo plazo de abandonar el tabaco

Las ventajas que tiene para la salud dejar de fumar, incluso, transcurridos 20 minutos después del último cigarrillo, son:

  • Después de 20 minutos sin tabaco, la tensión arterial y el ritmo del pulso recuperan sus valores normales.
  • Tras 8 horas sin fumar, los niveles de nicotina y monóxido de carbono se reducen a la mitad.
  • Después de 24 horas, disminuye el riesgo de un ataque al corazón.
  • En 48 horas sin fumar mejora el gusto y el olfato.
  • Tras 72 horas, mejora la respiración.
  • De medio mes a tres meses después de dejar de fumar, mejora la circulación, el andar y la función pulmonar.
  • De 1 a 9 meses sin fumar disminuyen la tos y la fatiga. Además, aumenta la sensación de bienestar.
  • 5 años después de dejar de fumar el riesgo de morir de enfermedad cardiaca es igual al de los no fumadores.
  • 10 años después de dejar de fumar el riesgo de cáncer de pulmón es igual al de los no fumadores.

¿Es demasiado tarde para dejar de fumar?

Es un error muy común pensar que, tras años de cigarrillos, el organismo ya está demasiado deteriorado como para recuperarse. Nada más lejos de la realidad: nunca es demasiado tarde para abandonar el tabaco.

Es cierto que el consumo de cigarrillos deteriora el estado de salud a medida que pasan los años. Sin embargo, las células del organismo tienen la capacidad de recuperarse solo unos años después de dejar de fumar.

De hecho, una investigación publicada en la revista Nature reveló que las células de los exfumadores presentaban un menor riesgo de sufrir mutaciones y convertirse en cancerígenas. Por eso, abandonando el tabaco estarás contribuyendo a regenerar tus vías respiratorias desde el principio.

Por supuesto, la edad y los años de adicción no juegan a favor de la persona que quiere dejar de consumir cigarrillos. Fumar es un hábito que se incorpora a las actividades del día a día, impidiendo, muchas veces, desarrollarlos con normalidad cuando uno deja de fumar. Además, el hecho de haberlo intentado en repetidas ocasiones desmotiva en gran medida a muchas de las personas que quieren dejar de fumar.

Por contra, la experiencia puede sumar puntos a la hora de dejar el tabaco. Ya son muchos los retos que se han superado a lo largo de la vida; y se es mucho más consciente de los beneficios que tiene para el cuerpo dejar la nicotina. Si todavía quieres animarte a intentarlo, te dejamos algunos consejos para dejar de fumar.

  • El tabaco se asocia a enfermedades tan graves como el EPOC, el asma, la enfermedad coronaria, la enfermedad cerebrovascular o el cáncer de pulmón.
  • Los beneficios de dejar de fumar empiezan a notarse solo 20 minutos después del último cigarrillo.
  • Nunca es tarde para dejar de fumar: las células del organismo tienen la capacidad de recuperarse solo unos años después de abandonar el tabaco.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados