7 consejos para mejorar tu salud sexual

0

La salud sexual es un ámbito que parece un tabú y que debe visibilizarse y cuidarse tanto como otros aspectos vitales, ya que afectan directamente al bienestar físico, emocional, mental e, incluso, social.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la salud sexual “requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia”.

Uno de los órganos más importantes para poder disfrutar de una salud sexual óptima es el cerebro. En este sentido, algunos expertos especializados en sexología afirman que hay enfermedades mentales que pueden derivar en disfunciones sexuales, por las propias patologías o por los fármacos con los que se tratan. De la misma manera, las disfunciones sexuales pueden dar lugar a depresiones o ansiedad.

En ocasiones, la rutina, las prisas, los problemas y el estrés diario provocan que se deje de lado la sexualidad y esta pase a un segundo plano. De este modo, poco a poco se va apagando la llama y disminuyendo el deseo sexual. En este problema los expertos también coinciden en que el estilo de vida occidental no facilita el dedicarse al amor, al erotismo, ni a la pareja.

Consejos para mejorar tu salud sexual:

  1. Hacer ejercicio. El deporte suele producir bienestar y satisfacción, lo cual en muchos casos se puede traducir en un aumento de la libido. Los expertos recomiendan especialmente la natación y el Pilates.
  2. Dejar de fumar. El consumo de tabaco puede perjudicar la función eréctil.
  3. Seguir una alimentación equilibrada. Una dieta con alto contenido en grasas saturadas repercute de forma negativa sobre la cantidad de espermatozoides.
  4. Usar métodos anticonceptivos. Uno de los factores más importantes en el terreno de la salud sexual es la utilización de anticonceptivos, los cuales ayudan a prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) y embarazos no planificados.
  5. Controlar el estrés. La ansiedad reduce el nivel de testosterona en sangre y provoca una disminución del apetito sexual. Puedes intentar solucionar este problema practicando técnicas de autocontrol emocional.
  6. Informarse. Es esencial estar al tanto de todo lo relacionado con la sexualidad y con el propio cuerpo. La falta de información puede afectar a la salud sexual.
  7. Comunicarse. Una buena comunicación en la pareja permite disminuir el riesgo de malentendidos y, consecuentemente, aumentar la probabilidad de mejorar la calidad del encuentro erótico.

Teniendo en cuenta los factores expuestos anteriormente, recalcamos que es importante disfrutar con libertad de la sexualidad. Siempre y cuando se haga de una forma responsable, evitando y previniendo cualquier tipo de riesgo, se puede crear una experiencia vital sana y útil para cuerpo y mente.

Compartir

Deja una respuesta