Salud masculina, cuidados básicos

0

La prevención es un factor fundamental para mantener y mejorar el funcionamiento del organismo, por ello se debe prestar especial atención al cuidado de la salud. Aunque muchas recomendaciones son iguales para ambos sexos existen diferencias en el cuidado de la salud masculina y la femenina.

Igual que los hombres padecen cierto tipo de enfermedades en mayor medida que las mujeres, también hay ciertos hábitos de vida saludable que los hombres pueden adoptar con el fin de que su organismo funcione correctamente para, de este modo, mantener una mejor salud:

  1. Llevar una dieta sana. Una alimentación equilibrada es un factor fundamental. Disminuir el consumo de sal y aumentar el consumo de frutas, verduras y legumbres, puede favorecer la prevención de numerosas patologías como pueden ser la hipertensión o las enfermedades cardiovasculares. Por otra parte, para enfermedades como la gota está prohibida la ingesta de grasas animales en general.
  2. No fumar. En general, el tabaco es un producto perjudicial para todo el organismo, pero especialmente afecta a dolencias como el cáncer de pulmón. Según la Asociación Española Contra el Cáncer, los fumadores tienen un riesgo de 10 a 20 veces mayor de desarrollar este tipo de tumor (según el número de cigarrillos fumados al día) que los no fumadores.
  3. Evitar el alcohol. Al igual que fumar, consumir bebidas alcohólicas tampoco nos ayuda a mantenernos sanos. Es especialmente perjudicial para la gota, ya que eleva el nivel de ácido úrico, especialmente la cerveza. Con respecto a las enfermedades cardiovasculares, el consumo moderado (un vaso de vino al día) puede ser beneficioso para la salud masculina.
  4. Correcta higiene. Un aseo genital regular, así como el uso de preservativos durante las relaciones sexuales, contribuyen a la prevención de la balanitis.
  5. Hacer deporte. La creación de una rutina de ejercicio físico regular es un hábito beneficioso para prevenir y ayudar a tratar cualquier de las patologías prevalentes en los hombres: diabetes, hipertensión, dolencias cardiovasculares, etc.

A pesar de que todas estas prácticas pueden ayudar a prevenir diversas enfermedades, también los factores genéticos pueden ser los causantes de algunas de estas patologías. Por este motivo, es muy importante hacerse revisiones y consultar con el médico ante cualquier duda o síntoma, para que este se encargue de realizar un diagnóstico y aplicar un tratamiento, en caso de ser necesario.

Nadie está libre de padecer alguna de estas dolencias, y recordemos que una detección a tiempo puede evitar grandes males mayores, así que llama a tu médico y, ¡no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy!

Compartir

Deja una respuesta