Enfermedad de Crohn. ¿Qué causa esta enfermedad crónica?

0

La Enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal crónica que causa inflamación en un tramo del tubo digestivo. Tal como indica la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pedriátrica (SEGHNP), la inflamación puede limitarse al recubrimiento interior del intestino o extenderse a todas las capas del mismo. Esto último produciría pequeñas heridas (úlceras), estrecheces (estenosis) y otras complicaciones.

Además, la Confederación ACCU Crohn y Colitis Ulcerosa en su web explica que la Enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tracto digestivo (desde la boca hasta el ano). Normalmente se presenta con mayor frecuencia en la parte final del intestino delgado (íleon terminal) y en el comienzo del colon (válvula ileocecal y ciego). La afectación suele ser de todo el espesor de la pared intestinal.

Causas de la Enfermedad de Crohn

El origen de la Enfermedad de Crohn no se ha precisado. Se cree que, al menos parcialmente, es una enfermedad que se genera por una respuesta anormal del sistema inmunitario en el tracto gastrointestinal.

En ella intervienen factores genéticos (herencia familiar) y ambientales, como la dieta y el estilo de vida. Es más frecuente en algunas razas y en algunos países.

La Sociedad Española de Medicina Interna precisa en su web que existe una susceptibilidad individual determinada genéticamente. Se desarrolla como consecuencia de una desregulación autoinmunitaria frente a determinados factores ambientales. Dentro de ellos, la microbiota tiene un papel muy relevante.

Síntomas de la Enfermedad de Crohn

La Enfermedad de Crohn evoluciona en forma de brotes. Por este motivo, existen periodos en los que las personas con la enfermedad presentan síntomas (fase activa) y otros en los que permanece inactiva (fase de remisión).

El número de brotes y su grado de afectación es muy variable de un paciente a otro. Los más frecuentes suelen ser:

  • Dolor abdominal mantenido o intermitente.
  • Diarrea prolongada acompañada de sangre.
  • Estreñimiento, fisuras y úlceras.
  • Debilidad, cansancio excesivo, fatiga o incluso fiebre.
  • Falta de apetito y pérdida de peso.

Diagnóstico y tratamiento 

Al ser una enfermedad crónica, la Enfermedad de Crohn afecta a los pacientes en varios ámbitos de su vida. Todavía no se dispone de una cura para la enfermedad, no obstante, existen opciones para controlar la inflamación y evitar posibles complicaciones.

Controlar bien la enfermedad es fundamental, ya que tanto esta como la colitis ulcerativa forman parte de los factores de riesgo del cáncer de colon o colorrectal. Y como explicábamos en el artículo “Prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer colorrectal” una detección precoz del mismo puede marcar la diferencia.

Como principal tratamiento, se suelen prescribir fármacos antiinflamatorios o inmunosupresores. Además, entre las principales recomendaciones para aliviar los síntomas, se encuentran:

  • Evitar fumar tabaco. Este incrementa la severidad y la velocidad de avance de la enfermedad.
  • Adaptar la alimentación a la fase en la que se encuentre la enfermedad, según las recomendaciones de los profesionales sanitarios. Por ejemplo, la toma de suplementos de vitaminas y minerales es de utilidad para aliviar los síntomas durante los brotes de la enfermedad y para inducir su remisión.
  • Seguir una dieta con baja carga antigénica. Alivia las manifestaciones de la enfermedad.

Además, sobre todo en niños y adolescentes recién diagnosticados, suele recomendarse la nutrición enteral como tratamiento primario para inducir la remisión. Esta consiste en alimentos preparados compuestos por grasas, hidratos de carbono y proteínas. Se administra por vía oral, por sonda nasogástrica o gastrostomía para evitar la desnutrición y promover el crecimiento. Lo más habitual es prescribirla a los pacientes en forma de batidos o de yogures y su principal beneficio es que no tienen efectos secundarios.

Por otro lado, en determinadas ocasiones, sobre todo cuando los pacientes no responden al tratamiento, la recomendación será recurrir a cirugía. Esta suele consistir en la extirpación de la parte del intestino afectada. De este modo, la persona queda libre de síntomas a corto plazo, controlando la inflamación y resolviendo las complicaciones. Aunque la operación no es curativa, hay casos en que los pacientes han pasado más de 15 años sin síntomas.

Dieta para la Enfermedad de Crohn

Tal como recuerda la Confederación ACCU en su artículo sobre alimentación las personas con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, deben prestar especial atención a la alimentación para evitar problemas de desnutrición y deshidratación.

Aunque no existe una dieta especial estándar, se aconseja a todos los pacientes seguir una alimentación lo más variada posible cuando estén en fase de remisión. Durante un brote lo fundamental será identificar qué alimentos se asocian a peores síntomas o, por el contrario, a una menor sintomatología, para adaptar la alimentación en consecuencia.

Además, se debe reducir el consumo de grasas y evitar el alcohol. También la cafeína o los edulcorantes, si se percibe que estos sientan mal. Es habitual mejorar la sintomatología, además, al comer cantidades más pequeñas y frecuentes, durante todo el día.

Recuerda:

  • La Enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal crónica que causa inflamación en un tramo del tubo digestivo. Se presenta con mayor frecuencia en la parte final del intestino delgado.
  • No se conoce con precisión su origen. Se genera por una respuesta anormal del sistema inmunitario en el tracto gastrointestinal.
  • Entre los principales síntomas y señales de alarma se encuentran los dolores abdominales, la diarrea, el estreñimiento o el cansancio excesivo.
  • Aunque no se dispone de una cura para la enfermedad, controlar bien la inflamación es fundamental para evitar posibles complicaciones. Para ello, se suelen prescribir fármacos antiinflamatorios o inmunosupresores. Además, existen algunos consejos nutricionales fundamentales para aliviar los síntomas.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados