8 actividades físicas recomendadas para la tercera edad

0

La OMS recomienda para los mayores de 65 años realizar actividad física moderada, en la medida de sus capacidades. En estas edades los cambios en nuestro cuerpo se hacen mucho más evidentes y la manera con la que afrontamos esta nueva etapa guarda relación con nuestra genética y del estilo de vida que hemos llevado durante nuestra juventud y edad adulta.

Beneficios de mantenernos activos

Uno de los primeros cambios que notamos durante esta etapa es la pérdida de agilidad, tenemos más dificultades para mantener el equilibrio y nuestras articulaciones y músculos se deterioran. Por esta razón, hacer ejercicio es indispensable si queremos evitar problemas como la atrofia muscular, la pérdida de masa ósea o enfermedades  cardiovasculares o neurodegenerativas.

Algunos beneficios que obtendremos con el ejercicio son:

  • Aumento de la sensación de bienestar.
  • Evita el sobrepeso.
  • Reduce el riesgo de desarrollar problemas cardíacos o enfermedades como la diabetes o hipertensión.
  • Disminución de problemas de sueño.
  • Mejora de nuestra salud psicológica y autoestima.
  • Reduce y retrasa el deterioro cognitivo.
  • Favorece la liberación de endorfinas y disminuye el riesgo de desarrollar depresión.
Tipos de deporte para mayores de 65 años

El ejercicio físico está bien, pero siempre hay que realizar actividades acordes a nuestra forma física y a nuestra edad para evitar lesiones o problemas más serios. Algunos de los más recomendables son:

  1. Estiramientos: comenzar el ejercicio con estiramientos es recomendable a cualquier edad. Evitaremos muchas lesiones y no perderemos la flexibilidad.
  2. Aquagym: es una buena manera de tonificar los músculos. Además, al realizarse en el agua, los movimientos son mucho más fáciles y apenas notaremos el cansancio. Este tipo de deporte favorece la circulación sanguínea, nuestra postura corporal, previene el dolor de espalda y mejora nuestra salud cardiovascular.
  3. Natación: es el deporte por excelencia y uno de los más recomendados. El riesgo de lesiones es menor y es muy beneficioso para prevenir problemas de espalda.
  4. Tai Chi: es un ejercicio suave que favorece tanto a nuestra musculatura y densidad ósea como a nuestro ánimo, ya que nos ayuda a relajarnos y a conectar cuerpo y mente.
  5. Caminar: dar paseos de media hora tres veces a la semana nos ayudará a quemar calorías y a fortalecer nuestras articulaciones. Además, mejora nuestra capacidad respiratoria y la salud de nuestro corazón.
  6. Baile: mejorar nuestra coordinación y flexibilidad, es ideal para sociabilizar y aumenta la
  7. Ciclismo: con solo diez minutos logramos mejorar nuestro riego sanguíneo y nuestra musculatura. El uso de la bicicleta también disminuye el riesgo de sufrir fracturas ya que nuestros huesos, ligamentos y tendones se fortalecen, por lo que es perfecto para evitar la artrosis o rebajar su inflamación.
  8. Golf: practicar este deporte no exige una gran capacidad física, pero sí requiere una gran concentración y disciplina, por lo que es perfecto para nuestra higiene mental.

Recuerda:

  • Acabar con el sedentarismo nos aportará grandes beneficios tanto a nivel físico como emocional.
  • Hacer deporte mejorará nuestra autoestima, nos ayudará a sociabilizar y evitaremos problemas como la depresión.
  • Ejercicios como el baile, el Tai Chi o caminar son una buena opción para mantenernos activos y en forma.

 

 

Compartir

Deja una respuesta