Espárragos (trigueros y blancos) – Alimento del mes

0

Con la inminente llegada de la primavera se empieza a recoger en España un fantástico vegetal: los espárragos. Existen varios tipos, como los espárragos verdes o trigueros, espárragos blancos y espárragos morados, aunque el más común es el espárrago verde.

Esta verdura posee una gran cantidad de propiedades beneficiosas para nuestro organismo que nos ayudan a mantenernos sanos. Según los expertos, el espárrago verde silvestre ya era un alimento de gran prestigio en la antigüedad.

En general, este vegetal es rico en potasio, vitamina A, vitaminas del complejo B, vitamina C, ácido fólico, glutatión y vitamina K. Además, también contiene otras sustancias tales como betacarotenos, asparagina, arginina, saponinas, ácido glicérico o ácido glicólico.

Beneficios de incluir espárragos en la dieta:

  1. Actúan como un diurético natural. Su alto contenido en potasio, y bajo en sodio, les otorga un gran poder diurético, lo cual favorece a la eliminación del exceso de líquidos y toxinas del organismo. Por ello, son recomendables en caso de padecer enfermedades del metabolismo producidas por un mal equilibrio de los líquidos corporales. Además, son ideales para combatir la gota, las infecciones renales, la obesidad o el reumatismo.
  2. Desintoxican el organismo. Debido a su alto contenido en fibra ayudan a limpiar el sistema digestivo. Además, posee un bajo contenido tanto en grasas como en calorías, con lo cual es ideal para aquellos interesados en bajar de peso.
  3. Reducen el colesterol. Contribuyen a eliminar las moléculas de colesteroly triglicéridos cuando se encuentran en exceso.
  4. Ayudan a reducir la tensión arterial, ya que contienen sustancias como las saponinas, asparagina y argininaque actúan sobre el riñón aumentando la diuresis.
  5. Previenen infecciones urinarias y reducen el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Ayudan a prevenir y tratar las infecciones del tracto urinario y piedras en el riñón. Además, se ha demostrado que gracias al ácido fólico, reducen el riesgo de padecer enfermedades del corazón.
  6. Previenen el envejecimiento. Gracias a su gran cantidad de componentes antioxidantes, los espárragos son un alimento perfecto para neutralizar aquellas células dañadas, tanto neuronales como de otros órganos de nuestro cuerpo. En este sentido, un gran antioxidante es el betacarotenoque contiene.
  7. Fortalecen la mente. Debido a su alto contenido en vitaminas del grupo B, son útiles para mejorar el funcionamiento cognitivo, para reforzar el sistema nervioso, así como, para tener un correcto funcionamiento del sistema cardiovascular.
  8. Poseen propiedades anticancerígenas. Son una importante fuente de glutatión, un compuesto químico que ayuda a descomponer los agentes cancerígenos del cuerpo.
  9. Reducen algunos riesgos del feto durante el embarazo. El ácido fólico ayuda a regular la formación de células nerviosas embrionarias y fetales, reduce el riesgo de espina bífida y anencefalia y también puede ayudar a prevenir los nacimientos prematuros.
  10. Previenen la osteoporosis y la artrosis. Por su composición en vitamina K ayudan a prevenir la osteoporosis y la osteoartritis. La vitamina K ayuda a la formación y reparación de los huesos. Los espárragos han sido catalogado como la principal fuente de vitamina K.

Los espárragos se pueden consumir de diversas formas. Existen un gran número de recetas que permiten disfrutar al máximo de esta verdura y llevarla al plato de la manera más deliciosa. Al igual que con el resto de alimentos de su grupo, se recomienda su consumo diario. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un consumo diario mínimo de 400 gramos de hortalizas y frutas al día, entre los que se incluiría este vegetal.

Así que, ya no podemos poner ningún tipo de excusa para incluir los espárragos en nuestra dieta. No te lo pienses más, ve a tu mercado más cercano y dale una oportunidad a la verdura del mes, ¡seguro que no te arrepentirás!

Compartir

Deja una respuesta