7 claves para conseguir nuestros objetivos mientras no estamos entrenando

0

Cuando empezamos a entrenar, tenemos que saber que el descanso es fundamental para el desarrollo de nuestros músculos. Aunque no nos lo creamos, nuestro cuerpo y tono muscular no mejoran mientras estamos levantando pesas o haciendo running. A esto se le conoce como entrenamiento invisible y está relacionado con cómo nos recuperamos después de haber hecho ejercicio.

¿Qué es el entrenamiento invisible?

El entrenamiento invisible ayuda a mejorar nuestro rendimiento ya que nuestro cuerpo se recupera del esfuerzo sometido. Cuando estamos muy cansados, necesitamos dormir bien para refrescar y activar nuestra mente. Con nuestros músculos pasa lo mismo. Si hacemos un entrenamiento invisible correcto notaremos resultados con mayor prontitud y mejoraremos nuestro rendimiento.

¿Cuáles son las claves de un entrenamiento invisible?

  1. Descansar de nuestro entreno: Entrenar siete días a la semana puede ser contraproducente para nuestros objetivos. Lo mejor es entrenar cinco días y descansar dos.
  2. Dormir mínimo 8 horas: Esto deberíamos hacerlo siempre para mejorar nuestra salud, pero si entrenamos, con más razón. Nuestro cuerpo se regenera durante las horas de sueño y, aunque al día siguiente tengamos agujetas, nuestros músculos están creciendo y cogiendo forma ya que necesitan “romperse” para hacerse más grandes.
  3. Comer bien: A base de productos con altos valores nutricionales y bajos en calorías y grasas. Las proteínas son indispensables para mejorar nuestro tono muscular.
  4. Higiene bucal correcta: puede influir mucho en nuestro entrenamiento físico. Tener una mala oclusión dental, por ejemplo, puede provocarnos dolores en la zona del cuello y de la espalda y, el bruxismo, nos impide descansar bien y recuperarnos. Además, algunas lesiones pueden producirse a consecuencia de infecciones en la boca o los dientes ya que las bacterias se extienden por nuestro cuerpo y pueden depositarse en nuestros músculos.
  5. Beber mucha agua: Durante el entreno perdemos muchas sales minerales y, con la sudoración, nos deshidratamos. Por eso, debemos asegurarnos de que estamos bebiendo la cantidad suficiente de agua.
  6. Estiramientos: Es a lo que menos importancia solemos dar y, en cambio, es un factor clave. Si no sabemos cómo estirar correctamente podemos acudir a un fisioterapeuta para que nos enseñe o apuntarnos a alguna clase de Yoga o Pilates. Así evitaremos lesiones y relajaremos nuestro cuerpo.
  7. Disfrutar de los pequeños placeres: Es importante que no nos olvidemos de salir y disfrutar.

Recuerda:

  • El entrenamiento invisible es todo aquello que ocurre cuando no estamos haciendo ejercicio.
  • Aunque el descanso es muy importante, el entrenamiento invisible incluye otros factores como la nutrición y los estiramientos.
  • Una nutrición balanceada rica en vegetales y frutas será la encargada de proporcionar todos los suplementos y nutrientes necesarios para que nuestros músculos se recuperen de manera adecuada.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados