Culturismo natural: tener un cuerpo cincelado de manera saludable

0

Existen dos formas de entender el culturismo: una como deporte, lo que se conoce como culturismo natural, y otra más dedicada a la competición pura en la que se utilizan sustancias como esteroides anabólicos androgénicos conocidos como PEDs (Performance-Enchanging Drugs) como sustancias dopantes que ofrecen unos resultados espectaculares pero que ponen en riesgo la salud de aquellos que las utilizan.

El culturismo: ¿deporte u obsesión?

Todos hemos visto muchas veces a jóvenes y mayores con un traje de baño minúsculo, engrasados y llenos de músculos en lugares del cuerpo que no imaginábamos que pudiera haber músculo. Eso es el culturismo o al menos la muestra del culturismo. Y la pregunta siempre es la misma, ¿es deporte u obsesión?

Se trata de un asunto controvertido y al que no se puede responder con un sí o un no a secas pues como casi todo en esta vida tiene vertientes. El culturismo es bueno o malo, es sano o insano, es obsesión o deporte. Complicado.

Los defensores del culturismo apuestan por el trabajo, la seriedad y el esfuerzo y el tratar a su cuerpo como un templo como bases para su defensa a ultranza mientras que los detractores se apoyan en la obsesión, el narcisismo y la duda razonable sobre si es sano o no.

En el fondo del debate sobre deporte y obsesión subyace la batalla entre la salud o el uso de sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento e incrementar el volumen de unos músculos enormes y pétreos.

¿En qué consiste el culturismo natural?

Evidentemente consiste en llegar a tener un cuerpo cincelado a base de trabajo en el gimnasio y dieta específica, olvidándose por completo de cualquier tipo de sustancia dopante o similar. Y ser natural en el culturismo significa respetar el código antidopaje, evitando ayudas externas e ilegales para mejorar el rendimiento.

Ahora bien, existen complementos naturales que mejoran el rendimiento pero que están considerados como válidos en el culturismo natural. Son suplementos que se pueden comprar cara al público en tiendas especializadas y que no infringen la ley antidopaje.

Ejemplos son la creatina o la cafeína, muy extendido su uso y perfectamente lícito y legal. Eso sí, el impacto en el rendimiento de todos complementos naturales es mucho menor que el que se consigue ingiriendo otros compuestos como los esteroides, los SARMS (moduladores efectivos de receptores androgénicos), el clembuterol, la EPO, la efedrina, los betabloqueantes o cualquier sustancia prohibida que se nos pueda ocurrir.

¿Qué trabajo hace un culturista? Rutina

Comer y entrenar. O entrenar y comer. Mucho trabajo específico de pesas y cuidar la dieta hasta límites insospechados. El culturismo natural te multiplica una serie de virtudes como la tenacidad, el orden y el trabajo. Desde ese punto de vista hace que la persona sea mucho mejor y acentúe virtudes que en la sociedad moderna cada vez están más olvidadas.

Así, un culturista natural debe ser muy tiquismiquis con la cantidad de comida que ingiere (muchos pesan todo lo que comen y beben hasta el último gramo) y muy prusiano con los horarios de comidas pues en un deporte que se basa en la repetición inmisericorde de ejercicios el orden y el control de uno mismo se antoja primordial.

Una persona que empieza con el culturismo y se lo va tomando en serio nota como sus hábitos de vida cambian radicalmente. No hay sitio para la pereza y sí para el trabajo. Y más si los resultados comienzan a verse y la imagen reflejada en el espejo se va acercando a lo que uno mismo se imaginó allá en los inicios del entrenamiento.

Por el camino muchas preguntas sin respuesta y muchos toques de atención de amigos y familia. “No te obsesiones con el culturismo”, “te estás obsesionando con el espejo y con ganar músculo” y frases de ese estilo que ponen de manifiesto la dicotomía de un deporte que se mueve entre el ejercicio y la obsesión.

Pasión por el culturismo natural

Esa dicotomía es para los culturistas un estado entre la pasión y la obsesión. No se puede negar que un culturista siente verdadera pasión por su deporte pues no debe ser fácil sentirse rechazado por una parte de la sociedad. Esa pasión se demuestra en las interminables series de pesas con repeticiones que llegan hasta el infinito y más allá. Se muestra también cuando llega el momento de vencer obstáculos porque en esos momentos o muestras pasión o fracasas.

La pasión es la que te lleva a meterte en un gimnasio, normalmente con poca luz natural, mientras tus amigos se ponen morenos en la piscina mientas se toman una cervecita y hablan con alguna chica. En el caso de las mujeres no hay diferencias porque a la hora de modelar da igual que seas hombre o mujer.

La pasión es una herramienta básica para progresar en este deporte para aguantar las ganas de tumbarte en el sofá en vez de seguir trabajando.

La obsesión

Es cierto que la pasión ayuda y mucho pero no es menos cierto que esa pasión también te puede cegar y convertir tu deporte en una especie de visión ciega que te hace perder el sentido de la realidad.

Así, cuando miras hacia atrás y te das cuenta que sólo estás atento a la comida, el entrenamiento, las horas de sueño y el modelado de tu cuerpo debes entender que has perdido el norte y caminas de frente y sin frenos hacia la obsesión. Eso si no has caído ya en ella.

Recuerda:

  • El culturismo natural se define como el trabajo machacón diario sin la necesidad de tomar suplementos químicos prohibidos.
  • El culturismo mueve millones de dólares en suplementos alimenticios o con la participación de atletas o “influencers”.
  • La rutina con las pesas y el control alimenticio son la base del trabajo de un culturista natural.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados