Fobia social: ¿cuál es la mejor forma de tratar este trastorno?

0

La fobia social es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por un miedo persistente que interfiere de forma importante en la vida cotidiana. Habitualmente, comienza en la adolescencia ante gran variedad de situaciones sociales.

Los especialistas concuerdan en que las personas con trastorno de ansiedad social reconocen la irracionalidad de sus sensaciones, aunque no pueden evitarlas.

¿Por qué síntomas se caracteriza?

La fobia social aparece en determinadas situaciones sociales en forma de:

  • Respuesta de ansiedad, que puede llegar a alcanzar la intensidad de un ataque de pánico.
  • Conductas de evitación o escape: no mirar a los ojos, mostrarse poco participativo, etc.

La causa más común es el miedo a ser juzgado negativamente. Por este motivo, las situaciones más habituales en las que se produce son fiestas o eventos, actividades deportivas en equipo, baños públicos, o al hablar ante figuras de autoridad.  

Es importante aprender a reconocer en qué momentos se produce la fobia y cuáles son sus causas o detonantes para poder tratarla con un profesional. Sus principales características son:

  • Preocupación por convertirse en el centro de atención.
  • Temor a comer o a beber en público.
  • Temor a dirigirse al público en general. Puede aparecer, incluso, al hablar con amigos.
  • Dificultad para realizar reclamaciones ante otras personas.
  • Tendencia a rehuir espacios cerrados llenos de gente.
  • Miedo a sufrir situaciones embarazosas en público.

Ante estos detonantes, aparecerán síntomas como: dificultad al hablar, rubor, sequedad en la boca, falta de concentración, sudoración, temblores, palpitaciones, etc.

Consejos para tratar la fobia social

Sobre todo, si la fobia social interfiere en la vida cotidiana –o precisamente antes de que esta empiece hacerlo– se aconseja acudir a un profesional que ayude a tratarla correctamente.

El tratamiento más habitual es la Terapia Cognitivo Conductual (TCC). Esta ayuda a reconocer el origen del problema y a desarrollar nuevas formas de resolver las situaciones.

De este modo, ante una fobia social es fundamental aprender a detectar los pensamientos irracionales y a reemplazarlos por otros que mejoren la calidad de vida. Para ello, es inevitable tener que exponerse a las situaciones que causan miedo para poder trabajar sobre ellas.

Recuerda:

  • La fobia social es un trastorno que se caracteriza por un miedo y una ansiedad persistentes que interfieren en la vida cotidiana.
  • La ansiedad o las conductas de evitación suelen aparecer en fiestas o eventos, actividades deportivas o al hablar ante figuras de autoridad.
  • Para tratar la fobia social es fundamental identificar en qué momentos se produce y acudir a un profesional de la salud que te ayude a desarrollar nuevas formas de resolver las situaciones.
Compartir

Los comentarios están cerrados