Qué nos dice el color de la orina sobre nuestra salud

0

La orina, al igual que la piel u otras partes de nuestro cuerpo, puede ser un importante indicador de nuestro estado de salud. Orinar es un mecanismo que ayuda a equilibrar la cantidad de líquido en nuestro cuerpo y a través del cual expulsamos toxinas y excedentes que nuestro organismo no necesita. La frecuencia con la que orinamos, el color de la orina, el olor o la espuma que forma, pueden dar pistas sobre posibles problemas de salud y ayudarnos a detectarlos cuanto antes.

El tono normal de la orina suele ir desde un amarillo claro hasta un ámbar oscuro y cambia constantemente incluso en la misma persona. Esto puede depender, por ejemplo, de lo concentrada que esté la orina en función de la cantidad de agua que bebemos.

Por otra parte, algunos alimentos y medicamentos pueden alterar el color de la orina y tampoco deben ser motivo de preocupación. Sin embargo, hay algunas tonalidades que sí deben preocuparnos.

El color de la orina y su significado

  • Transparente: significa que estamos bebiendo demasiada agua y la orina está muy diluida. En el caso de que no hayamos ingerido demasiado líquido, debemos prestar atención porque puede ser un indicador de diabetes.
  • Amarillo pálido: es un tono saludable y no indica ningún problema de salud.
  • Amarillo oscuro: suele significar que hemos bebido poca agua y la orina está muy concentrada. Podemos intentar ingerir más líquidos a lo largo del día.
  • Color miel: puede tratarse de un indicio de deshidratación mayor que en el caso anterior. En este caso, debemos estar atentos a otros posibles síntomas de deshidratación como el dolor de cabeza, sequedad en la piel, fatiga, boca seca o mareos.
  • Naranja: suele deberse a un exceso de vitamina C, carotenoides o pigmentos presentes en los alimentos. Si es muy persistente, puede indicar un problema del hígado o del conducto biliar.
  • Marrón: cuando la orina es marrón suele tratarse de un agravamiento de los dos casos anteriores: bien una enfermedad hepática o una deshidratación severa. También puede suceder debido a algunos medicamentos laxantes.
  • Rosado o rojo: puede deberse al pigmento natural de algunos alimentos como el arándano o la remolacha, o ser resultado del ejercicio físico intenso. En este caso, no deberíamos preocuparnos. Sin embargo, si no hemos tomado estos alimentos, puede indicar la presencia de sangre en la orina y una posible enfermedad renal.
  • Verdoso o azulado: algunos medicamentos y alimentos ricos en calcio o vitamina B12 pueden dar este color tan extraño. Si no es nuestro caso, debemos consultar con nuestro médico, ya que puede significar una infección urinaria.

Otros indicadores de salud en la orina

Además del color, podemos observar otros aspectos de nuestra orina que nos hablan de nuestro estado de salud.

  • Turbia: cuando la orina es turbia, suele indicar la existencia cálculos renales. Normalmente la persona también tiene dolores intensos y ganar de orinar muy frecuentes.
  • Olor fuerte: puede deberse a algunos alimentos como los espárragos. De no ser por eso, es posible que indique una infección bacteriana.
  • Espuma: puede indicar un exceso de proteínas en la dieta, lo que puede derivar en problemas renales.

Cuando notemos que el color de nuestra orina cambia durante cierto tiempo, especialmente si se acompaña de otros síntomas como fiebre o dolor, debemos acudir inmediatamente a nuestro médico.

Recuerda:

  • El color de la orina cambia día a día, pero si los cambios son persistentes y desconocemos la causa o vienen acompañados de otros síntomas, debemos consultar con nuestro médico.
  • Muchos de los cambios de color de la orina se deben a la ingesta de agua, alimentos y medicamentos, por lo que debemos prestar atención a estos aspectos antes de valorar otras causas.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados