Progesterona baja: síntomas, causas y tratamiento

0

La progesterona es una hormona que prepara al endometrio para la implantación del embrión. En ocasiones, cuando la progesterona baja, puede ser habitual presentar síntomas tales como ciclos menstruales irregulares, dolores de cabeza, sofocos, disminución de la libido o sangrados antes del periodo, entre otros.

¿Qué es la progesterona?

La progesterona es una hormona sexual femenina que liberan los ovarios durante la segunda parte del ciclo menstrual. Tiene la función principal de preparar al endometrio para la implantación del embrión y el posterior mantenimiento del embarazo.

Esta hormona actúa disminuyendo la contracción del útero y estimulando al endometrio. Hace que este segregue unas proteínas que nutren al óvulo fecundado. También ayuda a preparar las glándulas mamarias durante el periodo de lactancia, desarrollando los senos para la excreción de leche.

Una vez que se produce el embarazo, es la placenta la encargada de liberar la progesterona en cantidades cada vez mayores para ayudar a que este transcurra de manera segura.

¿Cuándo se produce?

La progesterona es producida por los ovarios a partir de la llegada de la pubertad y con el comienzo de la menstruación. A partir de este momento, se libera en cada ciclo menstrual con la ovulación y de manera progresiva hasta que la mujer alcanza la menopausia.

Lo habitual es que los niveles de progesterona varíen a lo largo del periodo menstrual. No obstante, estos llegan a su punto máximo en la mitad de la fase lútea. Es decir, en el periodo de tiempo entre la ovulación y el inicio de la siguiente menstruación. Es el momento en el que el cuerpo se prepara para un posible embarazo.

Niveles bajos de progesterona

Los niveles de progesterona suelen ser más bajos de lo habitual cuando la ovulación es irregular o ausente. O bien si los ovarios no son capaces de liberar la hormona en cantidades suficientes.

Las causas más frecuentes de la progesterona baja suelen ser:

  • La menopausia. En esta etapa hay una predominancia de estrógenos, mientras que disminuyen los niveles de progesterona.
  • Niveles elevados de prolactina.
  • Hipotiroidismo o hipertiroidismo.
  • Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).
  • Uso de pastillas anticonceptivas, ya que estas suelen aumentar los estrógenos.
  • Estrés.

¿Cómo saber si tengo la progesterona baja?

Los síntomas más comunes incluyen:

  • Ciclos menstruales irregulares.
  • Periodos largos o abundantes.
  • Sangrados antes del periodo.
  • Dolor de cabeza.
  • Disminución de la libido.
  • Sofocos.
  • Aumento del peso.
  • Cambios de humor.
  • Ansiedad o depresión.

Tratamientos

Los niveles bajos de progesterona pueden producir, principalmente:

  • Problemas de fertilidad. En este caso, la cantidad de progesterona es inferior a la necesaria para preparar el útero para recibir el óvulo fertilizado.
  • Problemas en el embarazo. Si los niveles de progesterona de una mujer embarazada son demasiado bajos, puede existir un embarazo ectópico, incluso, riesgo de aborto.

Si tu menstruación es irregular, tienes dificultades para quedarte embarazada o tienes un embarazo de riesgo, lo recomendable es que te realices una analítica de sangre para comprobar en qué estado se encuentran tus niveles de progesterona.

En ocasiones y, sobre todo, si no presentas síntomas y no estás tratando de quedarte embarazada, lo más habitual es que no sea necesario ningún tipo de tratamiento.

No obstante, existen algunos sencillos hábitos saludables que puedes seguir para tratar de aumentar los niveles, tales como consumir más alimentos ricos en vitamina B y zinc. Ejemplos de lo primero son las nueces y los cereales integrales, de lo segundo, los mariscos y la carne de pavo. También los huevos son una gran fuente de progesterona. Por último, una correcta gestión del estrés es fundamental para ayudar a aumentar los niveles de esta hormona.

También es importante que sepas que la progesterona puede ser producida en los laboratorios. Suele utilizarse para controlar la natalidad, si existe amenaza de aborto o para aliviar los síntomas de la menopausia o los problemas menstruales derivados de unos niveles bajos.

Además es frecuente, cuando se detectan problemas de fertilidad, utilizar un tratamiento con progesterona para contribuir a preparar el útero para el inicio de la gestación, tal como explica la Sociedad Española de Fertilidad.

Existe un tratamiento en pastillas y también se utilizan inyecciones en la vagina en caso de que exista riesgo de aborto.

Recuerda:

  • La progesterona es una hormona que producen los ovarios en cada ciclo menstrual, en el periodo de tiempo entre la ovulación y el inicio de la siguiente menstruación.
  • Entre las posibles causas para unos niveles bajos de progesterona, los médicos apuntan a la menopausia, el Síndrome de Ovario Poliquístico o, incluso, el estrés.
  • Los principales síntomas de una progesterona baja son: ciclos menstruales irregulares, dolores de cabeza, sofocos, disminución de la libido o sangrados antes del periodo, entre otros.
  • Para evitar problemas de fertilidad o en el embarazo, es conveniente realizarse una analítica de sangre que compruebe los niveles de progesterona.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados