Horarios de comida y salud

0

Tan importante es lo que comemos como a la hora en la que lo hacemos. Seguir unos horarios de comida nos ayuda a prevenir enfermedades y a mejorar nuestra salud. Así que párate y reflexiona: ¿Cuántas veces has salido por la puerta de casa sin haber desayunado o has comido casi a la hora de la merienda por estar “ocupado”?

En ocasiones se olvida lo importante que es para la salud el mantener un orden en la alimentación. En este sentido, no regular los horarios va a contribuir a aumentar el riesgo de aparición y desarrollo de enfermedades, y por eso es imprescindible fijar unas pautas y unos horarios a la hora de realizar las principales comidas del día.

Pequeños gestos como respetar el orden de las comidas, comer de forma relajada o seguir unos hábitos alimenticios correctos hará que se realice mejor la digestión y que se aumente la sensación de mayor energía  durante el día.

La principal función de establecer una rutina alimenticia es la prevención de enfermedades comunes, porque además de ayudar a que el cuerpo funcione con normalidad, de esta forma reducimos la posibilidad de padecer determinadas dolencias a corto y largo plazo.

Además, es necesario mantener unos correctos horarios de comida para tener en perfectas condiciones el metabolismo. De lo contrario, el funcionamiento del organismo no será el adecuado y la asimilación de los alimentos tampoco resultará igual de óptima para la salud.

Los malos hábitos como picar a cualquier hora o saltarse las comidas principales de forma recurrente, suelen desembocar en enfermedades comunes como la gastritis, la colitis o el estreñimiento, pero también conllevan a una serie de enfermedades que están relacionadas con la dieta desequilibrada como puede ser la hipertensión, la obesidad, la diabetes, los trastornos de conducta alimentaria o las enfermedades cardiovasculares. También, el aumento de los niveles de colesterol está estrechamente vinculado a la falta de orden y control.

Además, el no conservar una rutina alimenticia también puede provocar un aumento de la acumulación de grasa y con ello la aparición de sobrepeso.

¿Cómo establecer unos buenos horarios de comida?

Está claro que no es fácil fijarnos unos horarios y cumplirlos a rajatabla, pero estos sencillos consejos te ayudarán a organizarte y aumentar tu sensación de bienestar:

  • Evita salir de casa sin desayunar: aunque puedan parecer un tópico, el desayuno es la comida más importante del día, y debería aportar entre un 20% y un 25% de las calorías que se consumen cada día. Por eso, y aunque en ocasiones haya que hacerlo de forma rápida, es muy importante desayunar. Además, hay que tener en cuenta que tu organismo no ha ingerido ningún nutriente durante las últimas ocho horas. Con el desayuno también combatirás el decaimiento, la falta de concentración y el mal humor.
  • Come cinco veces al día y a las mismas horas: al realizar varias comidas a lo largo del día te aseguras de que tu cuerpo recibe el mayor número de nutrientes. También mejorarás tu estado psicológico, ya que al mantenerte saciado durante todo el día, evitarás la obsesión de que llegue la hora de la comida.
  • Controla el tipo de alimentos que ingieres: Por último, es importante que reflexiones sobre lo que comes. Mantener una dieta equilibrada rica en fibra y antioxidantes naturales, especialmente de los vegetales, te va a permitir mejorar tus condiciones físicas y tu salud.

Solo con llevar a cabo estas tres sencillas acciones verás cómo tu salud mejora considerablemente. Además, verás cómo te levantarás todos los días con las pilas cargadas y afrontarás la vuelta a la rutina con más ganas.

Así que recuerda, ¡que tus comidas no sean un “segundo plato” para ti!

Compartir

Deja una respuesta