El hematólogo y las enfermedades de la sangre

0

En la sangre se pueden encontrar las principales pistas para conocer el estado de salud y saber cómo está funcionando el organismo. El hematólogo es un médico con doble formación, clínica y de laboratorio, cuya labor puede desarrollarse de forma individual o en colaboración con otras especialidades.

Según define la SEHH, la especialidad de hematología y hemoterapia constituye aquella parte de la medicina que se ocupa de:

  • La fisiología de la sangre y órganos hematopoyéticos (bazo, ganglio linfático, timo, hígado y medula ósea).
  • El estudio clínico-biológico de las enfermedades de la sangre y de los órganos hematopoyéticos, y todos los aspectos relacionados con su tratamiento.
  • Estudio de los factores que intervienen en la detención de una hemorragia de modo espontáneo o por medios físicos o químicos, y la coagulación; y el tratamiento de pacientes con alteraciones de estos sistemas.
  • La realización e interpretación de las pruebas analíticas derivadas de dichas enfermedades o de procesos de otro tipo que, por diferentes mecanismos, provocan discrasias sanguíneas, así como de aquellas pruebas analíticas de tipo hematológico que sean necesarias para el estudio, diagnóstico y valoración de procesos que afecten a cualquier órgano o sistema.
  • Todos los aspectos relacionados con la medicina transfusional, como la obtención y control de la sangre y hemoderivados -incluyendo los progenitores hematopoyéticos- y su uso terapéutico.
  • La investigación continua en todos los aspectos de la doctrina.
  • Colaborar con todas las especialidades en la solución de los problemas clínicos que puedan surgir.

Las enfermedades más comunes que trata un hematólogo son:

  • Hemofilia de origen genético: consiste en la dificultad de la sangre para coagularse adecuadamente.
  • Anemia: es un trastorno muy frecuente que se produce por tener niveles bajos de glóbulos rojos (hematíes) o también porque estos no contienen suficiente hemoglobina, que es la proteína que transporta el oxígeno. Si pasa esto las células no se nutren adecuadamente, por ello la anemia provoca sensación de cansancio y pesadez.
  • Cáncer hematológico:
    • Leucemia: afecta a las células de la médula ósea y de la sangre
    • Linfomas: que se originan en el sistema linfático
    • Mieloma: cáncer de células plasmática, un tipo de glóbulos blancos.

Te invitamos a leer “Cómo cuidar la salud de tu sangre” para conocer cuáles son los síntomas más comunes de este tipo de enfermedades y cómo puedes cuidar tu salud a través de la alimentación.

Compartir

Deja una respuesta