Cómo hacer una autoexploración de mamas

0

Uno de los elementos más importantes en el cuidado de la salud es la prevención y el diagnóstico temprano, por ello, en el caso del cáncer de mamá es necesario que las mujeres, a partir de los 20 años, se realicen una exploración mamaria mensualmente.

El cáncer de mama es el tumor más frente en las occidentales, y, según datos oficiales de la AECC, cada año se diagnostican 25.000 nuevos casos. Esta enfermedad también se detecta en hombres, pero con una incidencia del 1% en todo el mundo.

Los pasos para hacer una autoexploración de mamas son muy sencillos. Para comenzar debes situarte delante del espejo con el torso desnudo y observar si hay abultamientos, durezas, hendiduras o zonas rugosas o enrojecidas tanto en tus senos como en tus pezones. A continuación coloca los brazos en jarra y repite la observación en esta posición y con los brazos hacia arriba balanceando tu cuerpo de un lado a otro.
El siguiente paso es proceder a la palpación, para ello coloca tu mano derecha por detrás de la cabeza y con la izquierda palpa tu seno derecho con suaves movimientos circulares de fuera hacia dentro hasta llegar al pezón. Hazlo también con la palma de la mano de arriba abajo primero en la mitad exterior y después en la mitad interior. Después repítelo con la mano izquierda en la nuca y explorando con la mano derecha la mama izquierda. Y presiona el pezón para observar si de él emana algún líquido. Repite la operación con el otro seno.

Es muy importante que esta rutina se realice siempre de la misma forma, sólo así notarás los cambios, si llegan a producirse. Además, no olvides palpar también las axilas y su zona próxima para detectar bultos si los hubiera, y presionar los pezones para comprobar que no sueltan ningún tipo de líquido (a no ser, claro está, que te encuentres en período de lactancia).

Como ya hemos apuntado, la autoexploración de mamas puede ser el primer paso para detectar a tiempo un tumor o neoplasia en tus senos. Recuerda hacerlo todos los meses en la semana posterior a tu menstruación, o el día que fijes después de la menopausia; si notas algún cambio acude al médico y no olvides hacerte una mamografía al año si tienes más de 45 años.

Y recuerda que en ASISA cuentas con los mejores especialistas, porque solo nos importa tu salud y por ello dedicamos todos nuestros recursos en cuidarte.

Compartir

Deja una respuesta