Conoce tu piel: manchas, melanoma y cáncer

Conoce tu piel: manchas, melanoma y cáncer

0

Con la llegada del buen tiempo y los planes para salir es necesario conocer los riegos a los que exponemos nuestra piel. Debemos ser conscientes de que tomar el sol sin la protección adecuada puede producirnos manchas y provocar enfermedades muy peligrosas como el melanoma.

¿Por qué aparecen las manchas?

Las manchas pueden aparecer por factores externos, como la exposición al sol o los antibióticos, o por genética, envejecimiento cutáneo o embarazo. Según el tipo de mancha, estas pueden presentarse de distinta forma y modo:

  • Pecas: generalmente aparecen por predisposición genética, aunque con la exposición al sol se acentúan. Se presentan en las zonas más expuestas al sol como los brazos, mejillas o cuello. Estas manchas no suponen un peligro para la salud.
  • Lunares: no es necesario tratarlos excepto cuando sospechamos que hay una alteración histológica (cambios de coloración, bordes irregulares, crecimiento, etcétera) ya que dichos cambios pueden ser síntomas de melanoma.
  • Lentigos: manchas más grandes y oscuras que las pecas. Tiene un tamaño que puede ir desde los pocos milímetros hasta los 2 centímetros. Su aparición no suele estar relacionada con la exposición al sol y se encuentran en cualquier parte del cuerpo.
  • Lentigos solares: manchas más oscuras que los lentigos simples. Se muestran en las zonas que están más expuestas al sol como la cara, el escote, las manos o los antebrazos.
  • Melasma: más comunes en las mujeres. Puede empeorar a causa del embarazo, la menopausia o la toma de anticonceptivos. Las zonas donde aparece son la frente, las mejillas y otras zonas de la cara.
  • Vitíligo: enfermedad degenerativa que provoca la decoloración de la piel. Aparece alrededor de los ojos, nariz, boca, en las manos y las piernas. Muchas veces se relaciona como una enfermedad autoinmune pese que a sea una enfermedad de la tiroides.
  • Melanoma: se presenta como un lunar aunque se trata de un tumor maligno. Por ello, debemos ir al médico si percibimos que la mancha crece, sus bordes son irregulares o tiene una pigmentación excesiva en algunas zonas.

¿Cómo prevenir las manchas de la piel?

Es necesario tener mayor cuidado de nuestra piel en las zonas más expuestas al sol. No todos los melanomas se pueden prevenir, pero podemos tomar medidas para reducir el riesgo de padecerlo.

  • Utilizar protección solar siempre que salgamos a la calle para protegernos de los rayos UV.
  • Revisar los lunares: si notamos que un lunar o mancha aparece de repente y además cambia de tamaño y color, debemos consultar siempre con nuestro médico.
  • No tomar el sol en las horas centrales del día y nos aplicar fotoprotección cada 2 horas.
  • Evitar las cámaras bronceadoras, ya que éstas utilizan rayos ultravioleta mucho más fuertes que si te expones al sol.
  • Es necesario acudir al dermatólogo al menos una vez al año para que realice un examen y auto examinarnos minuciosamente una vez al mes.
  • Aunque las pruebas genéticas no siempre proporcionen resultados claros, debemos hacernos una si tenemos familiares que han padecido un melanoma.

Recuerda:

  • Protégete del sol en las zonas más expuestas como la cara o los brazos y utiliza protección solar cada 2 horas.
  • Consulta a tu médico si tienes un lunar que presenta irregularidades o cambios en su color o tamaño.

 

Compartir

Deja una respuesta