12 consejos para viajar con una enfermedad crónica

0

Visitar sitios desconocidos, interactuar con diferentes culturas y disfrutar de otras tradiciones o gastronomías son algunas de las experiencias más gratificantes de nuestra vida. Por esto, tener una enfermedad crónica no significa tener que dejar de viajar. Con unas simples recomendaciones aprenderemos a disfrutar de los viajes sin riesgos.

Antes de viajar

  1. Consultar a nuestro médico: es necesario consultar si con nuestra patología:
    • Podemos viajar al destino elegido.
    • Si necesitamos ajustar la medicación o necesitamos alguna extra.
    • Si es necesario vacunarse.
  2. Informe médico: es necesario viajar con un informe médico, firmado y sellado, lo más detallado posible sobre la enfermedad y el tratamiento. Es recomendable llevar varias copias y también tenerlo traducido al inglés.
  3. Comprobar las condiciones sanitarias del lugar de destino: qué tipo de sanidad tienen, dónde están los hospitales más cercanos, etc. Es recomendable viajar a lugares donde tengamos acceso a una sanidad primaria, centros hospitalarios y medicinas.
  4. Organizar el viaje: es conveniente planear bien una ruta de viaje y no realizar actividades que pongan en riesgo nuestra salud.
  5. Apuntar los teléfonos de emergencia: en conveniente llevar los teléfonos de emergencia para no depender del acceso a Internet.
  6. No olvidar el tratamiento: es fundamental preparar un buen botiquín:
    • Revisar que llevamos la medicación suficiente para los días que vayamos a estar fuera.
    • Conocer el principio activo de nuestra medicación por si necesitamos adquirirlo en el lugar de destino.
    • Comprobar que la medicación cumple la legislación vigente (cantidad de medicación, prohibiciones nacionales, locales, etc).
  7. Contar con un seguro de viaje: siempre acorde a nuestras necesidades. Existen varios tipos: seguros de cancelación, de evacuación y traslado de pacientes o los seguros de salud.
  8. Documentación de enfermedad: es conveniente que toda la información de nuestra enfermedad, nuestro seguro de viaje, informe médico, etc, esté todo junto y bien ordenado.
  9. Viajar acompañado: es más seguro que viajemos acompañados si tenemos una enfermedad crónica. En caso de viajar solos, es recomendable informar de nuestra situación a las personas con las que compartamos la experiencia. b

Durante el viaje:

  1. No olvidar la medicación: para que esto no pase es buena idea tener una alarma que nos avise para tomar nuestra medicación.
  2. Mantener los hábitos: es fundamental continuar, en la medida de lo posible, con las buenas costumbres para controlar nuestra enfermedad. Y controlar la comida y la bebida.

Después del viaje:

  1. Realizar una revisión: es conveniente que a nuestro regreso visitemos al médico para que revise nuestra salud y haga un balance de nuestro estado.

Recuerda:

  • Tener una enfermedad crónica no debe ser un impedimento para viajar. Solo debemos tener una serie de precauciones, antes, durante y después del viaje.
  • Llevar un informe de nuestra enfermedad y tratamiento, también en inglés, indicará al personal sanitario de otros países nuestra situación.
  • Es recomendable que a nuestra vuelta, visitemos a nuestro médico para un chequeo.

 

Compartir

Deja una respuesta