Los niños y los aparatos electrónicos

0

A día de hoy, los pequeños de la casa dedican su tiempo de ocio a entretenerse con aparatos electrónicos como, por ejemplo jugar a videojuegos, con la tablet o con el ordenador. Esto empobrece su vida social y promueve el sedentarismo de los niños, aumentando las probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad, y dejan de estar en contacto con la naturaleza.

¿Cómo hemos llegado a esto?

La generación Z (jóvenes nacidos a partir de 1997) es aquella que nació con el teléfono móvil “debajo del brazo”. Si bien esto les ha llevado a acceder al conocimiento y al intercambio de información online es cierto que este uso de las nuevas tecnologías ha producido también una mayor desconexión con la vida real.

Bien es cierto que estas generaciones, al ser nativos de los dispositivos electrónicos, son más susceptibles de tener problemas con la hiperconectividad, desarrollando un problema de ciberdependencia, comportamiento en el queuna persona convierte las herramientas digitales en un aspecto prioritario. Algunos de los síntomas que podemos identificar son:

  • Sufrir ansiedad si nos quedamos sin teléfono móvil.
  • Los aparatos electrónicos consumen la mayoría de nuestro tiempo.
  • Síndrome de abstinencia
  • Conflictos con nuestro entorno: cuando nuestros familiares o amigos se quejan de que sólo prestamos atención al teléfono móvil

Consejos para mantener a los pequeños alejados del teléfono móvil

Cuando los más pequeños pasan demasiado tiempo conectados a diferentes dispositivos electrónicos, sus funciones como el raciocinio, la memoria y el control de impulsos se empiezan a deteriorar. Por ello, es importante que les incitemos a realizar actividades con nosotros o con sus amigos, para ayudar a impulsar la relación social del niño. Algunos otros conejos para evitar el deterioro de sus habilidades sociales son:

  • Desactiva las notificaciones del teléfono de nuestro hijo, así no sienten la necesidad de mirar el móvil todo el tiempo. Es recomendable que solo estén activadas las notificaciones de aplicaciones de mensajería u otras herramientas esenciales.
  • Cuando nuestros hijos estén haciendo los deberes o estudiando debemos dejar el móvil fuera de su alcance. Así se concentrarán más en lo que están haciendo.
  • Durante las comidas familiares no deben utilizar el teléfono móvil ni otros dispositivos digitales para facilitar las comunicación con las personas de su alrededor.
  • Es recomendable garantizar que las aplicaciones y juegos que utilizan son adecuados a la edad del niño.
  • Transmitir el concepto de privacidad y hacer reflexionar sobre el uso de la cámara y el peligro de las redes sociales.
  • Fijar una hora máxima de uso.
  • No usar dispositivos una hora antes de ir a dormir. Así, favoreceremos la buena conciliación del sueño.
  • Acompañarles a realizar actividades al aire y animarles a jugar con otros niños sin presencia de dispositivos

Recuerda:

  • Los más pequeños están acostumbrados a estar conectados a múltiples dispositivos y esto puede afectar sus habilidades sociales.
  • Debemos enseñarles a hacer un buen uso de los dispositivos digitales y animarles a realizar actividades al aire libre que impliquen realizar actividades con otros niños.
  • Es recomendable vigilar el uso que le dan a los dispositivos ya que pueden ser víctimas de un problema de ciberdependencia.

 

Compartir

Deja una respuesta