Entrenamiento funcional: qué es, beneficios y por dónde empezar

0

Hoy en día para cuidarnos tenemos muchas opciones a nuestro alcance. Hace años que se viene diferenciando el entrenamiento tradicional (pesas y gimnasio) del entrenamiento funcional, una forma de ejercitarse que está adecuado a un fin y se diseña de una forma efectiva.

Qué es un entrenamiento funcional

El fin del entrenamiento funcional es conseguir un propósito y que nuestro cuerpo sea capaz de adaptarse a cualquier situación cotidiana. En estos ejercicios es habitual entrenar con el propio peso corporal, a través de circuitos y repeticiones.

Beneficios del entrenamiento funcional

Este tipo de entrenamientos se adaptan a todos los niveles físicos. ¿Cuáles son los beneficios de trabajar nuestro cuerpo de manera funcional?

  • Trabajar todos los grupos musculares.
  • Trabaja el la fuerza y resistencia.
  • Eliminar grasa y activar el metabolismo.
  • Quemar calorías.
  • Mejorar la postura, estabilidad y flexibilidad.
  • Aumentar la coordinación y equilibrio.
  • Reducir la posibilidad de lesiones y mejora el rango de movilidad articular.
  • Mejorar nuestro estado de ánimo.

Ejemplo de rutina para realizar en casa

Los entrenamientos funcionales están compuestos por un calentamiento, una rutina y un enfriamiento:

  • Calentamiento: podemos realizar un circuito corto de ejercicios como sentadillas o flexiones y algún deporte cardiovascular como una carrera corta a velocidad medio-alta.
  • Rutina: lo más recomendable es realizar entre 15 ó 20 repeticiones por ejercicio con tres rondas de cada uno. Como por ejemplo: burpees, escalador, salto estrella, sentadillas, zancadas, plancha o flexiones.
  • Ejemplo de circuito:
    • Carrera suave – 1 minuto.
    • Sentadillas – 25 repeticiones en tres tandas.
    • Carrera suave – 1 minuto.
    • Plancha – 1 minuto.
    • Carrera suave – 1 minuto.
    • Burpees – 15 repeticiones en tres tandas.
    • Carrera suave – 1 minuto.
    • Escaladores – 30 repeticiones en tres tandas.
    • Carrera suave – 1 minuto.
    • Flexiones – 15 repeticiones en tres tandas.
    • Carrera suave – 1 minuto.
    • Zancadas – 30 repeticiones en tres tandas.
    • Carrera suave – 1 minuto.
    • Abdominales – 25 repeticiones en tres tandas.
  • Enfriamiento: es muy importante enfriar correctamente con una rutina de estiramientos que nos ayude a relajar los músculos y a evitar agujetas al día siguiente.

Recuerda:

  • El entrenamiento funcional es considerado uno de los más completos porque entrenamos la gran mayoría de nuestros músculos.
  • Debemos tener en cuenta que la mezcla de un buen entrenamiento con una dieta balanceada nos dará mayores beneficios.
  • Debemos comenzar la rutina con un calentamiento y terminar con estiramientos para evitar lesiones.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados