¿Cuáles son los principales beneficios del ballet para niños y las niñas?

0

Elegir las actividades extraescolares de los niños y las niñas es  un paso importante en el desarrollo tanto de la mente como del cuerpo. Es el momento de infundir valores y buenos hábitos en niños y niñas. Y los beneficios del ballet son innumerables en este sentido.

Una de esas actividades que pueden ofrecer grandes beneficios es el ballet, principalmente, porque ayuda a crear un sentido de la disciplina. Este beneficiará en ese momento al niño o a la niña, pero también influirá en su futuro, mucho después de haber dejado la actividad.

Además, bailar tiene beneficios para la salud, no solo ofrece disciplina. A nivel psicológico:

  1. Ayuda a gestionar el estrés.
  2. Tener más paciencia.
  3. Ser más perfeccionista.

Pero es que también reporta verdaderos beneficios a nivel físico. No en vano existe el ballet-fit para ponerse en forma bailando. El principal beneficio, no obstante, es la elasticidad. Porque trabajar la elasticidad desde niño o niña (como ocurre con el ballet) hará que la mediana edad y la vejez sean mucho más sanas, al evitar problemas musculares y articulares.

¿A qué edad deben los niños y niñas iniciarse en ballet?

Lo más recomendable es iniciarse en el ballet entre los 3 y los 6 años, porque ayudará a los niños y niñas a aprender a moverse y sentará las bases para que, a partir de los 7 años, se trabaje ya el dominio del cuerpo y la musicalidad. Hacerlo así supondrá tener cada vez más disciplina y concentración.

Ventajas físicas de practicar ballet en la infancia

Las ventajas físicas que obtendrán los niños y niñas al practicar el ballet son:

  • Mejora del equilibrio y los reflejos.
  • Mejora de la elasticidad. Este tipo de danza necesita mucha elasticidad y flexibilidad, así que desde un primer momento se trabajan estos aspectos. Es un trabajo a largo plazo para la salud. Esas clases de ballet de joven asegurarán una mejor vida en la mediana edad y la vejez.
  • Evitar la obesidad infantil.
  • Corrección de la postura de la espalda. Bueno, no solo de la espalda, también de los tobillos y rodillas, del suelo pélvico y de las piernas en general.
  • Desarrollo muscular. El ballet enseña saltos y giros, lo que supondrá que los niños tendrán una mayor coordinación de los movimientos e, incluso, movimientos más elegantes y suaves.
  • Estimulación del sistema respiratorio y de la circulación sanguínea.

Beneficios psicológicos del ballet para los niños y niñas

Las ventajas mentales que obtendrán los niños y niñas al practicar el ballet son:

  • Desarrollo de la expresión corporal. También del oído musical y de la memoria, ya que se necesitan aprender muchas coreografías.
  • Aumento de la capacidad de concentración. El ballet obliga a seguir una metodología muy concreta. Esto fomenta la concentración, así que concentrarse no será algo complicado de conseguir, más bien, saldrá solo.
  • Incremento de la capacidad de aprendizaje. Las coreografías de ballet suelen apoyarse en piezas clásicas de la danza. Poe eso, el contacto con obras de grandes creadores hará que los niños se aficionen a conocer coreografías de diferentes culturas y momentos.
  • Potenciación de la creatividad. Una vez con las primeras nociones de ballet, los niños comenzarán a imaginarse pasos y movimientos, y adaptarán los pasos clásicos a su forma de entender la música. La creatividad se multiplicará.
  • Socialización. Las clases grupales les ayudan a hacer amigos.
  • Aumento de la confianza. Es el resultado de la socialización que propone el ballet, donde las clases son grupales y se necesitan varios bailarines para las coreografías. Los niños tenderán a ser más extrovertidos y a confiar más en sí mismos, a la vez que confían en los otros que bailan con ellos.
  • Fomento del trabajo en equipo.
  • Relajación y liberación de adrenalina. La adrenalina, liberada por las glándulas suprarrenales, hace que estemos más vivos, alegres, felices y, por lo tanto, más relajados.

Recuerda:

  • El ballet es una actividad muy positiva para el crecimiento mental y físico de niños y niñas.
  • Ayuda a mantener la postura correcta, a aumentar la flexibilidad y a estimular el sistema respiratorio.
  • Los beneficios del ballet son también mentales, porque incrementa la concentración, el aprendizaje o la cultura de los más jóvenes.
  • El ballet ofrece, además, un buen proceso de socialización y de trabajo en equipo.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados