¿Qué son las agujetas y cómo prevenirlas?

0

Primer día de ejercicio tras mucho tiempo. Tras la motivación inicial y el empacho de abdominales, comienzan las temibles agujetas. Un dolor muscular, punzante y muy molesto. La mialgia diferida aparece tras 24 o 48 horas de deporte intenso y, aunque no es un trastorno grave, sí puede resultar muy incómodo para el que la sufre, hasta el punto de no poder moverse con normalidad.

¿Por qué tengo agujetas?

Las agujetas son un proceso normal consecuencia del fortalecimiento de nuestros músculos. La causa más común es la falta de costumbre y aparecen como resultado de un daño en las miofibrillas musculares, que forman parte del proceso de anabolismo o crecimiento muscular.

Nuestro cuerpo intenta reparar el daño con una mayor afluencia hacia los músculos de nutrientes y líquidos. Esto provoca una inflamación muscular que se traduce en un dolor constante, las agujetas.

Y sí, el mito es cierto. Puesto que los músculos se acostumbran a cualquier actividad, las agujetas se curan con más ejercicio. Eso sí, siempre y cuando sean leves y no tan fuertes como para impedirnos hacer cualquier movimiento básico. Al llegar a ese punto de sobreesfuerzo, nuestros músculos necesitan descansar, por lo que lo más adecuado sería dejarlos que se recuperen hasta que vayan desapareciendo sus efectos.

Si las agujetas que padecemos son leves, debemos repetir el ejercicio que las provocó pero con una intensidad más baja, e ir incrementando el esfuerzo a medida que se nos vayan pasando los efectos. Así irán desapareciendo las agujetas mientas los músculos se adaptan y no reaparecerán ante una misma intensidad de ejercicio.

¿Cómo puedo prevenirlas?

Impedir en su totalidad la aparición de las agujetas no es posible. A pesar de todo, sufrirlas significa que estamos realizando los ejercicios de manera correcta, siempre y cuando el dolor sea moderado. No obstante, sí se puede reducir su intensidad si se siguen algunas recomendaciones como:

  • Calentamiento completo.
  • Estiramientos, antes y después de realizar los ejercicios.
  • Aumentar la intensidad de manera gradual.
  • Enfriar los músculos tras el ejercicio.
  • Evitar cambiar bruscos en el tipo de ejercicio.
  • Procurar llevar una alimentación rica en aminoácidos esenciales e hidratos de carbono.
  • Hidratarse antes, durante y después del ejercicio.
¿Existe un tratamiento eficaz para las agujetas?

Si bien hay algunos métodos para intentar combatirlas, no hay ninguno científicamente comprobado capaz de eliminarlas en su totalidad. De todas formas, los atletas tienen sus propias recetas. Algunas de ellas son:

  • Realizar sesiones de ejercicio aeróbico de baja intensidad para aumentar el flujo sanguíneo.
  • Descansar adecuadamente.
  • Masaje deportivo.
  • Baños de hielo.
  • Estiramientos suaves.
  • Usar antinflamatorios.
  • Hacer ejercicios de Yoga.
  • Baños de agua caliente con aceites esenciales.
¿Agujetas o lesión?

La primera diferencia es que, si bien las agujetas aparecen a las 24 horas de realizar un ejercicio brusco, el dolor por lesión lo hace de manera inmediata. Por su lado, las agujetas no cesan si se está en reposo y persisten durante dos días antes de su desaparición. En cambio, el dolor que caracteriza a una lesión se acentúa durante el esfuerzo y se atenúa cuando se está relajado.

Para tratar las lesiones de manera adecuada, consulta a tu médico, ya que el dolor es mayor y las consecuencias pueden resultar graves.

Recuerda

  • Realizar ejercicio gradual, hay que comenzar con una intensidad baja e ir aumentándola poco a poco.
  • Seguir entrenando siempre que el dolor sea moderado.
  • Prestar atención a las agujetas, los dolores musculares no aparecen porque sí, indican que algo ocurre en nuestro cuerpo.

 

Compartir

Deja una respuesta