La cirugía es la opción definitiva para tratar la hernia inguinal

0

El Dr. Alfredo Moreno Egea, responsable de la Unidad de Hernias de Hospital La Vega, del Grupo Hospitalario HLA, y profesor de Anatomía Humana de la Universidad Católica San Antonio de Murcia, ha realizado una investigación durante cinco años en el hospital murciano que concluye con que la cirugía es la opción definitiva para controlar el dolor tras una operación de hernia inguinal.

Una hernia es el resultado del deslizamiento o salida total o parcial de un órgano de la cavidad anatómica que normalmente la fija; se puede producir de forma natural o accidental y con el paso del tiempo su tamaño puede aumentar por la presión.

Las hernias más comunes son la inguinal, la de hiato y la de disco. Aunque los síntomas dependerán de la zona en la que se localice la hernia, los más habituales suelen ser sensación de opresión y dolor al realizar esfuerzos. Todas ellas se pueden extirpar mediante cirugía, en este punto es donde entra el estudio realizado por el Dr. Moreno.

Su investigación se centró en la cirugía necesaria para eliminar el dolor crónico tras la extirpación de una hernia inguinal. La hernia inguinal se localiza en el pliegue de la ingle y está asociada a un debilitamiento de los músculos de la pared abdominal.

Tras el estudio se concluyó que para eliminar el dolor posoperatorio refractario se debe practicar una neurectomía selectiva mediante lamparoscopia transabdominal preperitoneal, ya que es una opción segura y altamente eficaz.

La medicina avanza para el beneficio de todos, pero en tu mano está evitar tener una hernia, ya que la mayoría de las causas más frecuentes son por tener debilidad muscular, sufrir estreñimiento, levantar pesas, aumentar de peso en poco tiempo, tos crónica… Para prevenir la aparición de hernias toma nota de estos consejos:

  • Acude al médico cuando estás enfermo, la tos es uno de los síntomas principales
  • Si fumas, déjalo
  • Mantén un peso sano
  • Evita esfuerzos al ir al baño
  • Cuando levantes peso hazlo repartiendo el esfuerzo en las rodillas y no en la espalda

Si tienes síntomas como dolor en la zona de la ingle, ardor en el estómago, dolor en la espalda, hazles caso, una hernia no va a desaparecer de un día para otro por su cuenta, necesita de cuidados para evitar que aumente de tamaño y debes realizar un seguimiento.

Por último, recordarte que a veces las hernias no presentan síntomas y suelen descubrirse durante un examen médico rutinario, por lo que no descuides tu visita anual de revisión.

Y si quieres saber más sobre el estudio, publicado recientemente por la prestigiosa revista ‘Surgical Endoscopy’, una de las publicaciones de la editorial ‘Spinger Science+Business Media”, puedes leerlo aquí.

Compartir

Deja una respuesta