El Aspartamo: qué es y por qué no debemos abusar de su consumo

0

Algunos aditivos suponen un peligro para nuestra salud y, aunque pensemos que nos estamos cuidando, como puede pasar cuando consumimos ciertos alimentos y bebidas “lights”, podemos estar poniendo en riesgo nuestro bienestar.

Uno de los edulcorantes más conocidos es el aspartamo,  que representa alrededor del 60% de los edulcorantes no calóricos y es el que más polémica de todos ha generado durante los últimos años.

¿Qué es el aspartamo?

El aspartamo es un edulcorante no calórico, muy empleado a nivel industrial y como sustituto del azúcar. Está compuesto por la fenilalanina y el aspártico, además de metanol; que se genera en nuestro cuerpo como consecuencia de la reacción de ambas sustancias.

Al tratarse de un potenciador de sabor, esta sustancia se utiliza en alimentos elaborados e industriales, además de como edulcorante sin calorías. En ese sentido, tiene la capacidad de endulzar entre 150 y 200 veces más que el azúcar pero con mucha menos carga calórica. Por ello, se usa en variedad de productos procesados, destacando las bebidas dulces.

¿Es recomendable el consumo de aspartamo?

Se han realizado diferentes estudios para determinar el efecto en nuestra salud del aspartamo. Tanto la OMS como la FDA afirman que los experimentos realizados fueron poco concluyentes por lo que, si bien no existe relación directa entre el aspartamo y el cáncer, la fenilalanina sí supone un potencial riesgo para la salud en los casos en la que la dosis de esta en sangre supera los 40 mg por kilo de peso por día.

No obstante, este edulcorante puede derivar en  otros problemas para la salud como:

  • Problemas oculares.
  • Dolor de cabeza y migrañas.
  • Problemas diabéticos.
  • Prevención de pérdida de peso.
  • Mejora los trastornos del humor.
  • Inflamación y dolor articular.
  • Calambres estomacales.
  • Aumento del riesgo de convulsiones.
  • Problemas auditivos.

Alternativas a los edulcorantes

Para poder evitar los endulzantes, tenemos diferentes alternativas como la miel, el azúcar de coco, la melaza, la panela, el azúcar moreno, el jarabe de agave, el de arce o la stevia.

Recuerda

  • Con cualquier edulcorante o producto alimentario debemos mantener una dosis moderada para no excedernos de las cantidades recomendadas por día para la salud.
  • El aspartamo se utiliza en muchos refrescos y comidas procesadas.
  • Existen alternativas naturales mucho más saludables.
  • El consumo de edulcorantes no calóricos no debe alcanzar el máximo recomendado de 50 mg por kilo de peso por día según la FDA.

 

Compartir

Deja una respuesta