7 claves para aumentar la dopamina de forma natural

0

La dopamina es un neurotransmisor de nuestro sistema nervioso, conocido popularmente como la ‘hormona de la felicidad’. Es decir, actúa como un mensajero químico que activa algunos receptores celulares. Cuando no tenemos niveles adecuados de dopamina, esta no llega a repartirse apropiadamente en nuestro cerebro y ello afecta a diversas funciones del cuerpo. Es importante conocer su función y saber cómo reconocer si es necesario aumentar los niveles de dopamina.

La dopamina ayuda a regular el metabolismo e influye en el estado de ánimo y el comportamiento de las personas. Se suele asociar también al placer, ya que toma parte en los procesos relacionados con la sexualidad. Asimismo, los niveles altos de dopamina se asocian a una mayor satisfacción personal, a la predisposición a tomar riesgos, a la motivación o a la creatividad.

Cómo saber si nos falta dopamina

Como vemos, la dopamina está relacionada con la motivación. Por este motivo, las personas con niveles bajos de este neurotransmisor suelen tener falta de interés y motivación.

De la misma manera, suelen tener patrones de sueño alterados, fatiga y dificultad para concentrarse o retener la información. La tristeza, el sentimiento de culpabilidad o la dificultad para sentir placer o alegría también pueden ser síntomas de que es necesario aumentar el nivel de dopamina.

Por otra parte, algunos estudios apuntan a que las personas con sobrepeso pueden tener menores niveles de dopamina, lo que puede hacer que tomen más cantidad de comida para lograr los mismos niveles de satisfacción que otras personas. De forma similar, los niveles bajos de dopamina pueden ser un factor en el desarrollo de adicciones, ya que las sustancias adictivas estimulan la sensación de recompensa.

Formas de aumentarla de forma natural

Existen distintas cosas que podemos hacer para aumentar los niveles de dopamina de nuestro cuerpo naturalmente.

  1. Llevar horarios de sueño regulares: cuando dormimos, nuestro cerebro se recupera del desgaste diario. Dormir demasiado o muy poco puede afectar a nuestros niveles de dopamina.

  2. Reducir el estrés: afecta gravemente a muchos aspectos de nuestra salud, como la producción de dopamina. Cuando tenemos un pico de estrés, nuestro cerebro genera dopamina. Sin embargo, a medida que el estrés se prolonga, la capacidad de producir dopamina se pierde. Tanto es así, que algunos estudios apuntan a que el estrés puede incluso llevar a la depresión.
  3. Hacer ejercicio. El esfuerzo físico activa la circulación sanguínea y favorece la presencia de diferentes hormonas en el cerebro. Además, nos ayudará a reducir los niveles de estrés y a dormir mejor.
  4. Escuchar música: la música tiene un efecto inmediato sobre nuestro cerebro. Escucharla nos ayudará a reducir el estrés y estimular la producción de dopamina.
  5. Limitar el azúcar: puede tener un efecto similar al de una sustancia adictiva, ya que altera los niveles de dopamina del cerebro.  Por ello, debemos limitar el consumo de azúcar.
  6. Evitar las sustancias adictivas: al igual que el azúcar, debemos evitar el uso de sustancias que puedan ser adictivas como el tabaco, el alcohol y, por supuesto, las drogas.
  7. Incluir tirosina en la dieta: la tirosina es un aminoácido que favorece la síntesis de neurotransmisores como la dopamina. Podemos encontrarla en huevos, carnes, pescados, aguacates y frutos secos.

A través de hábitos saludables como el ejercicio, una alimentación saludable y unos buenos patrones de sueño, podemos ayudar a regular nuestros niveles de dopamina. No obstante, si esto no es suficiente o los síntomas persisten, debe consultarse con un médico que haga una evaluación.

Recuerda:

  • La dopamina ayuda a regular el metabolismo e influye en el estado de ánimo.
  • Unos niveles bajos de dopamina pueden causar desmotivación, falta de interés, fatiga o dificultad para sentir placer.
  • Llevar una alimentación saludable, practicar deporte y mantenerse alejado del azúcar y de las sustancias adictivas contribuirá a regular los niveles de dopamina del cerebro.

 

Compartir

Los comentarios están cerrados