Tengo parálisis del sueño, ¿cómo puedo evitarla?

0

Despertarnos repentinamente y comprobar que no podemos movernos ni hablar es una pesadilla. A pesar de que estamos plenamente conscientes, es decir, sentimos, vemos y oímos, nuestro cuerpo no responde. Esta angustiosa y extraña afección se denomina parálisis del sueño y es más frecuente de lo que pensamos, pero ¿sabes cómo evitarla?

Por qué se produce la parálisis del sueño

La parálisis del sueño tiene una explicación científica. Se desarrolla durante la fase REM en la cual nuestros músculos se relajan, mientras que nuestro sistema nervioso central se activa, dando lugar a la aparición de los sueños.

En este ciclo o periodo, el agente químico denominado glicina junto con GABA (ácido gamma aminobutírico) inhibe nuestras funciones motoras. Así, se evita que realicemos los movimientos propios de los sueños que vivimos en ese momento.

Por eso, despertarnos antes de terminar esta fase puede provocar la aparición de la parálisis del sueño. Nuestro cuerpo no tiene tiempo de recuperar sus funciones motoras y cognitivas plenas, por lo que no puede conectarlas con la mente.

¿Qué experimentamos?

En ocasiones, esta parasomnia puede venir acompañada de alucinaciones visuales, auditivas o sensoriales. Es habitual que creamos ver una presencia siniestra o que sintamos que nos están observando. Esta perturbación de la realidad se debe a una disminución de la actividad sensitiva en contraposición a una elevación en la actividad cerebral.

También, es posible que durante este fenómeno tengamos dificultades respiratorias, provocadas por el agarrotamiento de nuestro cuerpo que dificulta la entrada de aire en los pulmones. Así mismo, podemos tener movimientos incontrolados de nuestro cuerpo, provocados por la creencia de que durante el sueño nos caemos, corremos o saltamos.

parálisis del sueño

¿Cómo podemos la parálisis del sueño?

La parálisis del sueño podemos sufrirla durante toda nuestra vida, en momentos puntuales o varias veces durante un periodo de tiempo concreto. A pesar de que no se trate de una patología grave o que conlleve mayores problemas de salud existen ciertas claves que podemos tener en cuenta para evitarlo.

  • Es aconsejable que no durmamos siesta, de esta forma descansaremos más plácidamente por las noches.
  • Debemos intentar acostarnos a la misma hora. Las rutinas en el sueño son muy importantes para evitar las parasomnias.
  • Dormir 8 horas diarias, ya que está comprobado que es lo que necesita nuestro organismo para recargarse de energía.
  • Reducir el estrés y la ansiedad no solo nos ayudará a conciliar el sueño, sino que también hará que durante la noche estemos más relajados.
  • En el caso de que hayamos tenido parálisis del sueño, se recomienda que nos movamos. Esperar un tiempo antes de volver a dormirnos es la mejor forma de evitar repetir el episodio.

Recuerda:

  • La parálisis del sueño se produce durante la fase de sueño REM y no tiene problemas de salud.
  • Tener un sueño estable y saludable reduce la posibilidad de sufrir esta parasomnia.

 

Compartir

Deja una respuesta