Formas de activar el cuerpo por la mañana y empezar el día con más vitalidad

0

En ocasiones a pesar de haber dormido bien, notamos que estamos cansados. Lo más probable es que no te hayas puesto en marcha de verdad y para eso hay formas de activar el cuerpo para sentirse mejor y tener más salud. Descubre los consejos para estar más activos por la mañana. 

¿Cómo preparar el entorno para estar más activos por la mañana?

Lo primero que tenemos que aprender a controlar para estar más activos por la mañana es el entorno en el que dormimos. Por ejemplo, al levantarse por las mañanas, levanta las persianas. 

Despertarse con luz natural es magnífico para el organismo porque será un despertar lento y suave que poco a poco hará que se vaya activando el cerebro. No obstante, en el caso de que te levantes más tarde, olvídate de subir las persianas al acostarte porque lo más probable es que sea perjudicial.

¿Qué hacer nada más despertarnos para estar activos?

Hay una serie de pasos que debemos seguir nada más levantarnos para que el día vaya bien:

  • Respirar profundamente varias veces al levantarnos. Es el primer gran “chute” de oxígeno que va a recibir el cuerpo y el cerebro, así que démosle una buena ración. De este modo, el oxígeno arrasará con todo a su paso por el cuerpo y te dejará la mente activa. Coge aire profundamente durante unos segundos y mantén el aire dentro el mismo tiempo. Suéltalo lentamente y repite la acción varias veces seguidas. Respirar es vivir y respirar correctamente y respirar mucho es vivir bien y muchos años.
  • No esperes cinco minutos más. El despertador solo debe sonar una vez. Si haces lo contrario, le estás diciendo a tu cerebro que se vuelva a dormir y eso irá en contra de tu capacidad para activarte. Es más, te levantarás de peor humor y más cansado (se conoce como el síndrome de “sueño difuso”) después de esos fatídicos cinco minutos.
  • Bebe agua fresca al despertar. Un grupo de científicos alemanes ha destacado que beber un vaso de agua al despertarse incrementa la velocidad del metabolismo un 30%. Pero no solo se trata de incrementar el metabolismo, sino también de hidratarse, porque mantener el cuerpo hidratado es bueno para la piel, los músculos y el cerebro.
  • Haz un poco de ejercicio. Muchos expertos aconsejan hacer un poco de ejercicio antes de desayunar con el fin de que te entre hambre. El ejercicio moderado es fundamental para el cuerpo y la mente y hacerlo por la mañana temprano multiplicará tu activación de cara al día. De todas formas, sea antes o después de desayunar, correr unos 45 minutos y realizar ejercicios de estiramiento muscular nos ayudarán mucho a activarnos.

Activar el cuerpo a través de la alimentación

Un buen desayuno será clave para estar más activos por la mañana. ¡No te lo saltes! No en vano se dice que es la comida más importante del día. Es primordial para activar cuerpo y mente.

Desayunando estarás preparado para el día que te espera. Según la Universidad de Harvard, saltarse el desayuno puede implicar que aumente el riesgo de padecer diabetes tipo 2 un 20%

Pero, ¿qué tipo de desayuno conviene más? Uno rico en proteínas y mucha fibra. Fuera bollería e hidratos de carbono refinados como harinas y bebidas azucaradas. Hay que apostarlo todo a alimentos ricos en proteínas y fibra como la avena y la fruta fresca. También huevos, aunque en menor medida, por los niveles de colesterol. No solo mantendremos la insulina estable, sino que nos sentiremos llenos o saciados durante más tiempo y evitaremos picar entre horas.

Por último, te aconsejamos probar la magia del té verde. Este es un gran activador, una bebida que a veces parece hasta milagrosa porque sirve para casi todo. En este caso, según algunos estudios, esta infusión puede acelerar el metabolismo y la capacidad para quemar grasa. Por eso, es muy recomendado como bebida durante las dietas para bajar peso. Eso sí, los efectos se notan en altas dosis así que a lo mejor es necesaria más de una taza.

Todos estos consejos son perfectos para aumentar la actividad rápida y eficazmente pero también en un ámbito más general  para mantener la mente activa y sana. Así que no hay que olvidarse de alimentarse de forma equilibrada, dormir bien, olvidarse del estrés (difícil pero no imposible), fomentar las reuniones de amigos y familiares (en este último caso si no es para discutir), hacer cosas nuevas que agudicen nuestro ingenio, dedicar tiempo a la música ya sea escuchándola o tocando un instrumento y, sobre todo, leer mucho que además de ejercitar tu mente te hace más libre.

Recuerda:

  • No dejes que suene el despertador dos veces si quieres levantarte con mucha actividad.
  • Desayuna cereales y fibra, escucha música y haz ejercicio a primera hora.
  • Un vaso de aguas nada más saltar de la cama activa el metabolismo.
  • El té verde es un aliado a la hora de activarse.
Compartir

Los comentarios están cerrados